1 de febrero de 2008

Faltaba un kiwi

Una costumbre, que se puede considerar como habitual, en aquellas personas que disfrutan con el ciclismo, especialmente cuando la climatología no acompaña, suele ser la de visionar en la televisión pruebas ciclistas. Imágenes de un pasado reciente o no, que por uno u otro motivo, resultan gratificantes volver a contemplarlas.

Michel Musschoolt es una de esas personas que acostumbra a hacerlo. Especialmente cuando llega el invierno y tiene la oportunidad de compartir con alguien que lo aprecie, momentos que pertenecen al pasado. De entre todas las imágenes de su videoteca, hay una que guarda con un cariño diferente al resto.

Es una vieja grabación sin sonido y con el inequívoco aroma que destila el pasado, entrañable y nostálgica. Data del 18 de Febrero de 1979 y tiene como escenario la localidad guipuzcoana de Villafranca de Ordicia. En aquella mañana, de hace casi treinta años, en el municipio que pasó a denominarse Ordizia a partir de 1982, se disputaba el primer Campeonato del Mundo de Ciclo-Cross para la categoría Junior.

En aquella prueba, Jose Ignacio "Iñaki" Vijandi Martínez se proclamaba vencedor mundial, y un joven recién llegado al mundo del ciclismo, llamado Jokin Mújika Aramburu alcanzaba una meritoria quinta plaza, pese a sufrir dos saltos de cadena en momentos clave de la carrera. El circuito, totalmente embarrado, venía como anillo al dedo para las condiciones de un ciclista como Vijandi, ya que cuando hubo que echarse la bicicleta al hombro, marcó unas claras diferencias con respecto a sus rivales.

Mediada la carrera, la victoria ya parecía que iba a caer del lado de Iñaki Vijandi. Especialmente cuando su más enconado rival, el alemán Heinz Matschke, mostraba síntomas visibles de flaqueza. Los aficionados locales se mostraban entusiasmados con la actuación del debutante Jokin Mújika, puesto que retrasado en los primeros compases de la carrera debido a un inoportuno problema en la cadena apenas dada la salida, fue remontando posiciones a lo largo de toda la competición, aunque en las postrimerías de la prueba, volvió a encontrarse con el infortunio, y finalmente tuvo que conformarse con una excelente quinta plaza.

Iñaki Vijandi obtuvo una brillante victoria y Heinz Matschke tuvo que conformarse con la medalla de bronce. En medio de ambos, y con un minuto de distancia del vencedor, entró Bart Musschoolt, un ciclista belga que fue una de las sorpresas de la jornada.

Para Michel Musschoolt ver aquella actuación de su hermano Bart es algo muy especial. Del mismo modo que para toda su familia. En la señalada fecha del 25 de Diciembre del año 2006, las imágenes eran de obligada visión, dado que toda la familia estaba reunida, además en compañía de un invitado de excepción, que no era otro que Kashi Leuchs.

Kashi Leuchs es un ciclista que nació un 30 de Junio de 1978 en Dunedin (Nueva Zelanda) aunque ahora tiene fijada su residencia en Annecy (Francia). Su carácter inquieto y aventurero hace que tan pronto uno pueda encontrárselo pedaleando por las Alpujarras granadinas, tras rendir visita a Mr. 23 (Martin Whiteley), ascendiendo el Monte Grappa en el Véneto italiano o rodando por los alrededores de Münich, dado que su padre es alemán y allí tiene un buen número de familiares.

Pertenece al equipo Cannondale-Vredestein siendo uno de los ciclistas más conocidos dentro del mundo de la bicicleta de montaña. Este año ha decidido no competir a lo largo del período invernal, y la localidad de Banyoles (Girona) será aquella que vea como regresa a la competición el próximo 17 de Febrero, tras unos meses de voluntaria inactividad competitiva, en los que ha descansado y se ha preparado sin incluir competición alguna dentro de su puesta a punto.

El año pasado no sucedió lo mismo. La insistencia de Michel aquellas navidades y las preciosas imágenes que tuvo la oportunidad de ver, en su periplo belga en la casa de los Musschoolt, le llevaron a tomar la decisión de participar en los Campeonatos del Mundo de Ciclo-Cross que se celebraban cinco semanas más tarde en Hooglede-Gits (Bélgica).

Kiwi es cualquiera de las especies de pequeñas aves no voladoras nativas de Nueva Zelanda pertenecienes al género Apteryx. Criaturas tímidas y nocturnas, con un sentido del olfato muy desarrollado. A pesar de ser un ave, es incapaz de volar ya que no tiene quilla en el esternón para anclar los músculos de las alas y casi ni las alas tan siquiera. Tiene un plumaje muy típico, y es que por razones evolutivas y de adaptación al ecosistema, los plumones no han llegado a la etapa de verdaderas plumas, adoptando el característico y curioso aspecto de suaves cerdas como plumaje.

Ese aspecto, fue el que hizo que una fruta llamada actinidia, originaria de las laderas del Himalaya, fuese denominada kiwi, cuando hace más de un siglo fue introducida en Nueva Zelanda, siendo ahora muy popular su consumo.

Cabe resaltar que el nombre kiwi deriva del sonido que produce el macho, "kee-wee, kee-wee". Es una voz maorí, idioma del pueblo homónimo de linaje malayo-polinesio que colonizó Aotearoa antes del arribo de los europeos a la "tierra de la larga nube blanca". El nombre que utilizaron los europeos para denominar a estas tierras, Nueva Zelanda, viene del territorio neerlandés de Zelanda, que viene a significar "tierra de mar". A día de hoy, tanto Aotearoa como Nueva Zelanda son las dos denominaciones oficiales del país.


Para los maoríes, y por extensión para todos los neozelandeses, es un honor que se les denomine o les llamen kiwi a los hombres, debido a que lo traducen como "buen padre", debido a que en este tipo de aves, son los machos los que se dedican al proceso de la incubación de los polluelos, siendo incluso capaces de inmolarse por defenderlos.

Siendo Kashi Leuchs un ciclista de tan exótica procedencia, una especialidad ciclista tan amarrada a la tradición europea como el ciclo-cross era desconocida para él. Sin embargo, siendo fiel al peculiar sentido aventurero del que presumen, y con razón, los neozelandeses, decidió embarcarse en la aventura.

Una experiencia, que le iba a reservar un pequeño espacio dentro de la historia, la de ser el primer "kiwi" que tomaba parte en un Campeonato del Mundo de Ciclo-Cross. Cannondale le proporcionó el material necesario para participar, ya que el ciclista desconocía que se hiciesen necesarias varias bicicletas, y gracias a los consejos de Michel, fue introduciéndose en el ciclo-cross a marchas forzadas, y sin dejar en ningún momento de lado su preparación enfocada a la temporada veraniega de Mountain Bike.

Por todo ello, en poco menos de un mes no se podían obrar milagros, ya que la decisión de participar fue poco más que una decisión improvisada en busca de una nueva experiencia deportiva. Participó en un par de carreras locales, y se puso como meta de cara a la cita mundialista no finalizar la prueba doblado por la cabeza de carrera.

Para alguien neófito en el mundo del ciclo-cross y especialmente en un evento tan importante dentro de la región geográfica que más vive esta especialidad ciclista, todo es soprendente. Las sensaciones percibidas a través de la pantalla de una televisión, no son comparables a las que uno percibe cuando es el protagonista. Con los ojos bien abiertos a todo cuanto acontecía a su alrededor, le llamó poderosamente la atención, el estado de embriaguez en los que buena parte de los 30.000 espectadores presentes estaban sumergidos, así como las coloristas identificaciones, con disfraces y diferentes enseñas, que servían para proclamarse seguidor de un determinado ciclista o grupo de corredores.

Michel llamó a un amigo suyo, Vincent y ambos actuaron como mecánicos para Kashi, formando tan distinguido trío, la delegación de Nueva Zelanda en los mundiales de ciclo-cross. A diferencia de otros acontecimientos ciclistas de relevancia en los que había participado Kashi anteriormente, en Hooglede-Gits salía sin presión alguna, simplemente con la intención de disfrutar de la prueba y sentir en su propia piel, aquella pasión por el ciclo-cross que le mostraba la familia Musschoolt cuando contemplaban las imágenes de Bart en Villafranca de Ordicia.

Salía el último, dado que no tenía ningún punto en la clasificación de la Unión Ciclista Internacional, pero poco le importaba. Se pasó toda la prueba adelantando a corredores, finalizando en la trigésimo novena posición final, a poco más de siete minutos y medio del vencedor. Entró con una sonrisa en la boca tras conseguir el objetivo que se había marcado, y por la euforia que supone para un ciclista ver como sucesivamente va adelantando rivales.

Al ver las clasificaciones junto a Michel y Vincent, se mostraba contento por haber tenido la posibilidad de finalizar la prueba por delante del sueco Fredrik Ericsson o de buena parte de los componentes del equipo americano, como Eric Tonkin, Barry Wicks o Tristan Schouten. Miraba la clasificación, señalando con incredulidad como un ciclista japonés se había clasificado por delante de él, y Michel le hacía ver, que clasificarse por delante de ciclistas habituales en la disciplina como Isaac Suárez o Wilant Van Gils, para un ciclista que desconocía como cargar la bicicleta al hombro y que incluso se despistaba al cambiar de bicicleta dentro del control de material, es como para estar algo más que satisfecho.

En Treviso no estaba presente, quería descansar después de muchos años de competición continua en uno y otro hemisferio. Pero tras pasar sus navidades en Brujas (Bélgica) no quiso dejar la oportunidad de acercarse a Hofstade, a ver una prueba de la Copa del Mundo de Ciclo-Cross en compañía de su amigo Michel. En esta temporada, donde la extensión y popularidad del ciclo-cross también se ha hecho evidente, ganando adeptos en no pocos rincones del planeta, faltaba un kiwi. Esperemos que algún día el ciclo-cross internacional vuelva a contar con tan exótica presencia.


Etiquetas: , , , , , ,

18 Comments:

At 4 de febrero de 2008, 0:35, Anonymous Anónimo said...

Ok! Bonita entrada. Mala costumbre la tuya de escribir con esa frecuencia. Me gustaría ver como escribes mas a menudo.

Salu2!

 
At 4 de febrero de 2008, 12:10, Anonymous Anónimo said...

Pedazo corredor que era Mujika. La gran promesa del ciclismo en Guipuzkoa. Que le pregunten a Gorospe.

 
At 4 de febrero de 2008, 16:10, Anonymous Biker said...

Que curioso lo de los kiwis todos los dias se aprende algo!!!!!

 
At 4 de febrero de 2008, 16:39, Blogger Marco* said...

Hola!

Muy agradecido por los comentarios.

Anónimo 1:
No es por costumbre, más bien es las circunstancias a las que uno se ve obligado. De todas formas, uno o dos entradas semanales es una buena frecuencia.

Anónimo 2:
Nunca he tenido la oportunidad de ver a un ciclista en categorías inferiores del talento de Jokin Mújika.

En el Campeonato del Mundo de Villafranca de Ordicia, es posible, que sin las averías, hubiese luchado por el triunfo, y al año siguiente en Wetzikon (Suiza) sólo el gran Radomir Simunek pudo batirle.

Y la realidad es que, compitiendo, el ciclista de Itsasondo llevaba muy poco tiempo.

Imagino que aludes a Gorospe, sobre aquella polémica que tuvo como protagonista al gran corredor de Mañaria y al joven ciclista de Itsasondo.

Biker:
La fruta es conocida por prácticamente todos, pero el ave, que es quien da el nombre, no es lo suficientemente conocida. Además se encuentra en peligro de extinción.

Un saludo!

 
At 4 de febrero de 2008, 18:30, Anonymous txapuzi said...

una información adicional. Por razón del peligro en que se encuentra y de las costumbres nocturnas del ave que dificultan su observación en libertad en bastante ciudades de Nueva Zelanda existen lo que llaman kiwi-house que son recintos acondicionados par que un ave nocturna pueda ser vista durante el día

 
At 4 de febrero de 2008, 18:39, Anonymous Anónimo said...

En Euskadi habia un tio que hacia ciclocross con el traje de Nueva Zelanda. Alguien se acuerda?

Salu2!

 
At 4 de febrero de 2008, 20:55, Blogger maria said...

Precioso comentario, pero mira por donde, a mi me toca la fibra de saber que hay imágenes grabadas del ciclo-cross de Ordizia.
Yo debía de tener 15 años y desde luego, en mi casa, entonces no se hablaba de bicicletas, pero lo que si me acuerdo es la revolución que supuso aquella competición de ciclo-cross. Vivíamos entonces en un caserio (hoy derribado) y el circuito "pasaba" por nuestros terrenos y por la bajada de la parte trasera de nuestra casa, se accedía a la carretera que llevaba a la meta.
Alucinábamos de cómo bajaban por la cuesta grande del terreno, que a lo más nos servía para tirarnos rodando ladera abajo en nuestros juegos infantiles de verano. Nos sorprendía la cantidad de gente que vino a ver el ciclo-cross y por supuesto, animábamos todo lo que podíamos a un Jókin Mukika que era "casi-vecino" nuestro.
Qué tiempos aquellos...
Me gustaría saber si alguien pudiera hacerme llegar alguna copia de ese vídeo. Es mucho pedir?.

 
At 4 de febrero de 2008, 21:27, Anonymous Itsasondo said...

Quienes estamos cerca de jubilarnos recordamos a Jokin como un gran ciclista que tuvo un antes y un despues tras su accidente en la Vuelta a Navarra. El difunto Peli Egaña hablaba de que era un futuro ganador del Tour.

Para mi aquel ciclismo amateur no tiene comparación alguna con el actual.

Memorables sus dos victorias en el Valenciaga en 1982 y 1983. Nadie lo ha repetido.

 
At 4 de febrero de 2008, 23:07, Blogger Marco* said...

Hola!

Txapuzi:
Creo que a partir de ahora, el kiwi va a dejar de ser un animal desconocido para todos nosotros.

Muchas gracias por el añadido.

Un saludo!

 
At 4 de febrero de 2008, 23:19, Blogger Marco* said...

Hola!

Anónimo ¿3?:
Creo, sin temor a equivocarme, que el ciclista que gustaba de competir enfundado en una vestimenta negra perteneciente a la selección de Nueva Zelanda, era el antiguo corredor del equipo Kaiku Amateur, Daniel Huélamo, un buen ciclista en las categorías inferiores, que no se le dió la oportunidad de demostrar su valía en el campo profesional.

El diseño de aquella vestimenta era muy rudimentario, nada que ver con el que actualmente luce Julian Dean en el Slipstream-Chipotle. Era completamente negro, y llevaba en la parte izquierda del pecho, la famosa "silver fern" (hoja de helecho plateada).

Un saludo!

 
At 4 de febrero de 2008, 23:40, Blogger Marco* said...

Hola!

Maria:
Pues si existen imágenes de aquella prueba, aunque evidentemente son caseras. Tendrá que volver la temporada de ciclo-cross para que pueda intentar conseguirlas, ya que por el valor sentimental que pueden tener para ti, no en vano el circuito era en parte "vuestro", seguro que estarán encantados de proporcionarme una copia.

Jokin Mújika era algo más que un casi-vecino de Ordizia, ya que era allí donde el de Itsasondo jugaba al fútbol en el equipo del municipio. La afición de su hermano José Cruz por el ciclismo, lo llevó en su último año de cadete a competir como independiente y a empezar desde la primera pedalada a demostrar sus dotes para el ciclismo.

Un saludo!

 
At 4 de febrero de 2008, 23:47, Blogger Marco* said...

Hola!

Itsasondo:
El ciclismo vasco por aquel entonces adolecía de figuras y la realidad es que Vizcaya estaba entusiasmada con Julián Gorospe y Guipúzcoa también con Jokin Mújika, aunque este era dos años menor que el de Mañaria.

Creo que más que las dos victorias en el Memorial Valenciaga, la gente recuerda como siendo Jokin Mújika en ciclista en edad juvenil, obtuvo un permiso especial para poder competir con en la categoría amateur, puesto que apabullaba con los de su edad.

En las dos pruebas que participó, obtuvo un primer y un segundo puesto, y su victoria, nada más y nada menos que ante Julián Gorospe.

Por cierto, que siempre me llamó la sencillez, de este ciclista. Una cualidad que no suele ir muy unida a aquellos ciclistas que destacan holgadamente sobre los demás.

Un saludo!

 
At 4 de febrero de 2008, 23:56, Blogger Marco* said...

Hola!

Y en esta breve incursión por Nueva Zelanda, no podía faltar la "Haka", en la versión que por primera vez exhibieron los "all blacks" en Dunedin, en el año 2005 con motivo del Tres Naciones de Rugby.

Con el deseo de que Kashi Leuchs algún día represente la danza en la salida de un mundial de ciclo-cross, la letra y la traducción al castellano es la siguiente:

Es la versión: Kapa o Pango

Kapa O Pango kia whakawhenua au i ahau!
Hi aue, hi!
Ko Aotearoa e ngunguru nei!
Au, au, aue ha!
Ko Kapa O Pango e ngunguru nei!
Au, au, aue ha!
I ahaha!
Ka tu te ihiihi
Ka tu te wanawana
Ki runga ki te rangi e tu iho nei, tu iho nei, hi!
Ponga ra! Kapa O Pango, aue hi!
Ponga ra! Kapa O Pango, aue hi, ha!

Y la tradución aproximada:

All Blacks, dejadme fundirme en un sólo ser con la tierra
Esta es mi tierra, que vibra
¡Es mi hora! ¡Mi momento!
Esto nos define como All Blacks
¡Es mi hora! ¡Mi momento!
Nuestro dominio,
Nuestra supremacía triunfará.
Y llegará a lo más alto.
¡Helecho Plateado! ¡All Blacks!
¡Helecho Plateado! ¡All Blacks!

Un saludo!

 
At 5 de febrero de 2008, 0:44, Anonymous Anónimo said...

Greg Henderson es ciclista del High Road Sports y tambien es otro kiwi de Dunedin.

 
At 6 de febrero de 2008, 11:17, Blogger Marco* said...

Hola!

Creo que necesitaremos tiempo para identificar el equipo High Road como el sucesor del T-Mobile.

Greg Henderson es un magnífico pistard, que por edad, infortunio y compañeros de equipo, le ha costado adaptarse el ciclismo europeo.

Muchísimas gracias por los comentarios.

Un saludo!

 
At 7 de febrero de 2008, 15:16, Anonymous Roche said...

Si se aceptan sugerencias Marco tengo interés y curiosidad por aquel artículo que ibas a dedicar a David Seco. Bueno más que una sugerencia es un recordatorio. Pienso que la temporada de Seco por muchos y diferentes motivos es como para rendirle tan especial tributo por tu parte.

¿Qué te parece?

 
At 7 de febrero de 2008, 17:55, Blogger Marco* said...

Hola Roche!

Tenía pensado escribir sobre Mallorca o algo similar ya que el ciclo-cross pasa a ser ya un recuerdo, pero comenté la intención de escribir y puede ser interesante poner punto final al ciclo-cross con David Seco, ya que no ha dejado indiferente a nadie, ni su temporada, ni especialmente sus declaraciones.

Puede ser un interesante motivo para detenerse en la figura del ciclista vizcaíno. Además, la fotografía del ciclista ya está escogida, puesto que me enviaron una del ciclista en plena competición.

Un saludo!

 
At 26 de febrero de 2008, 19:29, Blogger Miquel said...

Hola Marco. Enhorabuena por el blog y tus sabios comentarios desde la cola del peloton. A Roche le insinúas que ibas a esribir algo de Mallorca, que es mi pais y mi hogar. Seguro que nos sorprendes con algún detalle de la reciente challenge que se nos pasó inadvertida.
Salut

 

Publicar un comentario

<< Home