24 de diciembre de 2007

El rodillo alavés

Acudir a Elorrio a contemplar su anual prueba de ciclo-cross resulta gratificante. Especialmente por el marco donde transcurre y se desarrollan las competiciones y es que posiblemente, el futuro de la especialidad del ciclo-cross vaya ligado a ubicaciones como que la que existe en la localidad vizcaína.

Es un circuito en el que uno no encuentra problemas para el aparcamiento por el espacio que ofrece el polígono industrial adyacente al circuito. Además, la situación a las afueras de la localidad, en un entorno natural, reservado para el disfrute y recreo de los habitantes del municipio, junto con una serie de servicios orientados al público previstos por la organización, hacen de este lugar, un cómoda ubicación para tener la oportunidad de presenciar una prueba de ciclo-cross.

El circuito, con ligeras modificaciones, acostumbra a ser prácticamente el mismo año tras año. Sorprendía la novedosa estructura metálica en el circuito, que realmente resultaba innecesaria, y que posiblemente habrá supuesto un tiempo y un dinero a los organizadores, que podían haberse ahorrado.

Cuando habitualmente se instala una estructura metálica de paso levadizo, es para salvar algún obstáculo, que de otra forma no se puede solventar. En el Campeonato de España de Busturia hace un par de temporadas, tuvimos oportunidad de observar como una estructura metálica permitía unir las dos campas del circuito por encima del tramo de asfalto. También hasta hace dos años en Asteasu, la organización instalaba un paso levadizo a modo de puente, para permitir salvar el río que dividía el circuito. En Elorrio realmente era innecesario.

A pesar de que la localidad vizcaína cuenta con todos los ingredientes para proporcionar un bonito espectáculo deportivo, son los ciclistas verdaderamente quienes hacen esto posible, y sencillamente cuando en España deciden juntarse todos los especialistas, el espectáculo está servido.

Ya no existe, el pensamiento unánime de que ciclista será el victorioso, sino que la incógnita está presente e incluso el ciclista que no rinde a su mejor nivel, puede verse sorpresivamente fuera de las posiciones de privilegio.

La carrera desde sus primeros compases tuvo un numeroso ramillete de corredores agrupados comandando la carrera. Los favoritos comenzaban a situarse cómodamente y estaban todos los que tenían que estar, excepto un corredor, Javier Ruíz de Larrínaga (Spiuk-Bulletvan).

No me gusta la forma de correr de este ciclista alavés. No ha dedicado un tiempo dentro de su entrenamiento a adquirir un mínimo de fundamento técnico de la especialidad y además minusvalora la importancia de la salida y la primera vuelta en una prueba de ciclo-cross. Eso es sencillamente dar innecesariamente ventaja a los rivales.

De ese grupo de favoritos, a las primeras de cambio, el otro alavés con opciones, Unai Yus (Aidazu-Lankide), tuvo un nuevo encuentro con su romántico idilio con el infortunio, en esta ocasión protagonizando una caída, que sobrecogió al numeroso público que presenciaba la prueba, no en vano, el lugar en el que cayó podía haber provocado un daño mayor del que aparentemente sufrió.

Nuevo error no forzado, en forma de caída, y nuevamente con la obligación de remontar para acceder a los puestos de cabeza. Peligrosa la dinámica de este ciclista, que hace de las remontadas, llenas de garra y coraje su razón de ser en esta temporada.

El grupo transitaba compacto, con cambios de ritmo, que aparentemente tenían poca intención de ser algo más que una forma de intimidar y llamar la atención de los rivales. Tomaba la iniciativa en primer lugar David Seco (Spiuk-Froiz) pero no conseguía distanciarse de sus rivales. Y con esta acción, realmente David Seco ya se estaba descartando para el triunfo. El ciclista vizcaíno, intimida más en las primeras vueltas que en las últimas, y cuando no amedrenta a sus rivales en los primeros compases de la carrera, al finalizar la prueba ya se conoce que será un rival de menor entidad, del que su nombre y palmarés indican.

Bien situado, tras la estela del ciclista que habría la carrera, se situaba Hugo Rus (Sanse-Spiuk) ciclista que está apostando de la manera adecuada por el ciclo-cross, haciendo las cosas sencillas, con una claridad de ideas, que a buen seguro le servirá para cosechar el fruto al trabajo que está desarrollando en un futuro. Debe tener paciencia, dado que está en el proceso de construcción de un ciclista llamado ser un referente del ciclo-cross nacional, especialmente con lo que representa para un ciclista, que por ser madrileño, la tradición del ciclo-cross le queda un tanto distante. Pagó su ímpetu inicial, en las últimas vueltas cayendo finalmente hasta la duodécima plaza, perdiendo prácticamente tres minutos y medio con respecto al vencedor.

Tres, fueron tres, las vueltas que tuvieron que transcurrir, para que Javier Ruíz de Larrínaga (Spiuk-Bulletvan) se acoplase dentro del grupo cabecero. Todos habían tenido la oportunidad de decir algo en la carrera, hasta incluso el tímido Mauro González-Fontán (Aquagest) también se había permitido el lujo de protagonizar un intento de poner tierra de por medio.

Excelente el ímpetu de los jóvenes, que no se sienten intimidados por los dominadores de la especialidad, aunque luego paguen las consecuencias de su atrevimiento. Faltaba Erlantz Uriarte (Opel Ibaigane) que transitó prácticamente toda la carrera en tierra de nadie, y ocupó la decimotercera posición final, que es fiel reflejo del lugar donde transitó durante prácticamente toda la carrera.

Quien si sorprendió, alcanzando la novena plaza fue Gorka Izagirre (Seguros Bilbao) que haciendo su propia carrera, desentendiéndose de los problemas que pueden aparecer en las primeras vueltas, se impuso un ritmo y fue superando a rivales uno tras otro para acabar entre los diez primeros. Es una lástima su preferencia por la ruta, dado que este ciclista centrado en el ciclo-cross, diría muchas cosas y además importantes.

Mediada la carrera, Oscar Vázquez (Aquagest) protagonizó el intento más serio hasta el momento. Consiguió abrir hueco, aunque a decir verdad, el ciclista gallego lo hizo sin confianza, y su ventaja se sostuvo más por la indiferencia de sus perseguidores que por una verdadera intención de ir en busca de la victoria.

Seco actuaba sin criterio y sin ubicación dentro del grupo, Isaac Suárez (Cantabria Infinita) de la forma totalmente contraria, midiendo y analizando la carrera como nadie, lo que provoca que ofrezca un rendimiento superior por tal circunstancia, y es que este ciclista cántabro tiene un bache significativo siempre que la temporada transcurre por el mes de Diciembre, desde que uno lo recuerda en la categoría juvenil enfundado con el maillot del equipo cántabro Almacenes Lavín.

Mauro González (Aquagest) ya tenía bastante con intentar seguir en el grupo y Tino Zaballa (Caisse d´Epargne) iba atragantado en este circuito. Así que fue Javier Ruíz de Larrínaga quien tuvo que tomar las riendas de la caza.

El ciclistas alavés, regala esfuerzos innecesarios, pero está en un estado de gracia, que le resulta indiferente. Tiene la confianza necesaria, para seguir un ritmo, que en primer lugar le permite remontar hasta la cabeza y a continuación seguir en busca del triunfo.

Es algo muy estimulante para legión de seguidores del ciclista alavés, que por otro lado, y sin lugar a dudas, es el ciclista que más gente moviliza de prueba en prueba, pero la realidad dice que esto puede volverse en su contra por la igualdad existente en la categoría.

Los circuitos como el de Elorrio, sacan a relucir las facultades físicas de Javier Ruiz de Larrínaga, donde se mezcla la posibilidad de rodar con comodidad y un terreno con significativos tramos en línea ascendente, que favorece al ciclista alavés. Por ejemplo, tal circunstancia no satisface a Tino Zaballa, puesto que a pesar de que necesita rodar al igual que Larrínaga, su abuso de desarrollo origina una fatiga que para un corredor que está enfocando sus aspiraciones en la temporada de ruta, se acusa a partir de mitad de carrera.

Y a partir de que Javier Ruiz de Larrínaga tomó el mando de la carrera y empezó a abrir hueco, la carrera estuvo vista para sentencia. Todos vieron como el rodillo alavés ponía tierra de por medio, y todos tuvieron que quitarse las caretas. Uno de los que se vio privado de un mejor resultado, fue Tino Zaballa (Caisse d´Epargne) que tuvo un incidente que le hizo perder comba, y su cara no reflejaba comodidad al pedalear. Se dejó finalmente en meta dos minutos, para ocupar finalmente la octava plaza.

Mauro González (Aquagest) no resistía el ritmo y enseguida cedió clasificándose por delante de Tino Zaballa en meta. Sorprendentemente, el ciclista gallego fue emparedado en la clasificación final, por otro ciclista cántabro, que iba a más en la prueba, y que es la auténtica revelación de esta temporada, Juan Carlos Gómez (Noja-Canalsa).

Atónitos nos encontramos los espectadores, por el rendimiento que está ofreciendo este ciclista, que ha animado a acercarse al ciclo-cross a Tino Zaballa, ya que no en vano son familia, concretamente cuñados. No deja de ser una agradable satisfacción, como Cantabria, tiene un magnífico nivel en todas las categorías de la especialidad del ciclo-cross comparado con otras regiones con mayor tradición en la especialidad y mayor número de licencias.

Seco y Vázquez fueron los siguientes en sucumbir. El ciclista de Busturia no tiene el brío de antaño, ni su nerviosa y potente arrancada, ni sus cambios de ritmo, e incluso ya su cara es fiel reflejo de un sufrimiento que no puede esconder. Y lo peor de todo, no es eso, sino la factura que puede pasar a un ciclista cuya fortaleza mental no es precisamente una de sus mayores cualidades. El tiempo transcurre, las citas importantes se acercan, y su evolución como ciclista en esta temporada, no existe.

Eso inspira confianza al resto de sus rivales y empequeñece la figura del ciclista vizcaíno. No debe ser fácil de asimilar para un ciclista acostumbrado a mirar a los demás por encima del hombro. Su forma de afrontar la competición, su dominio técnico de la especialidad, hace que supla otra serie de carencias, que desgraciadamente para el ciclista vizcaíno, en el ciclo-cross nacional de hoy en día, ya no es suficiente para obtener la victoria.

Por detrás, arrollando y con una remontada heroica, venía Unai Yus. Ascendiendo posiciones vuelta tras vuelta y desfondando a todo aquel que osaba situarse a su rueda. Posiblemente fue el ciclista que menor tiempo tardó en dar una vuelta al circuito e invita a pensar que ese derroche físico le hubiese servido para superar o poner cara la victoria en meta a Javier Ruíz de Larrínaga, de no haber existido la caída del corredor del Aidazu-Lankide en los primeros compases de la prueba.

Pero no es lo mismo afrontar y medir un tramo final de una prueba de cara a obtener la victoria, puesto que a lo largo de esta temporada, Unai Yus ha podido ver como las victorias han caído del lado de los rivales la mayor parte de las ocasiones cuando se han tenido que dilucidar en la última vuelta, que tener que dar obligatoriamente todo cuando uno ve la carrera perdida.

Cuando el ciclista alavés, llegó a la altura de Isaac Suarez (Cantabria Infinita) no tuvo recursos para dejar al inteligente ciclista cántabro de su rueda. No hubo que esperar al sprint para dilucidar la segunda posición, ya que incluso el ciclista cántabro parecía tener la cabeza en próximos objetivos, consciente de que su recuperación es un hecho, y en el último control antes de meta, Unai Yus abrió un pequeño hueco, que le permitió entrar por delante del ciclista cantabro.

Segundos antes, Javier Ruíz de Larrínaga (Spiuk-Bulletvan) había levantado felizmente los brazos como vencedor. Ciclista en forma, con confianza, en racha y que se sitúa como el rival a batir allí donde se presente, y resulta digno de mención, dado que las fechas en la que nos encontramos, están cercanas a las más importantes citas de la temporada.

Tras la entrega de premios, una pequeña pantomima, en forma de protesta por parte del colectivo ciclista ante la situación que vive el ciclo-cross debida a las intenciones de la RFEC. La verdad, es que convertir la fiesta de una carrera preciosa, en una protesta ridícula, no me parece la mejor forma de concluir una prueba.

Curioso que la protesta del colectivo ciclista se realice contra algo tan puntual como es la convocatoria mundialista, cuando realmente hay muchos más y más graves motivos para enfrentarse a una RFEC que está ninguneando el ciclo-cross año tras año sin que nadie haga nada por evitarlo.

Me gustaría que no se protagonizaran escenas de cara a la galería, como darse la vuelta subidos a una tarima, que me provoca una sensación de vergüenza ajena, y si se actuase con contundencia en el lugar adecuado. Sin ir más lejos, me gustaría ver como, si el colectivo ciclista no está contento con el número de plazas, que desde ahora, todo el mundo renuncie a participar en la cita mundialista, si no se lleva una selección digna en relación al número de ciclistas que deben representar al combinado español.

Me gustaría ver, como la totalidad de los ciclistas, llámense Unai Yus, Oscar Vázquez, Isaac Suárez, David Seco o Javier Ruíz de Larrínaga por citar los mejores clasificados ayer, firman un escrito en el que renuncian a participar, si a la cita mundialista no se va con el cupo de ciclistas lleno en todas las categorías.

Si no hay presencia española en el mundial, más de uno se rasgará las vestiduras, ya que deja al descubierto el miserable comportamiento de una federación, que hace años dejó de ejercer como tal.

Pero bueno, con actuaciones folclóricas, posiblemente muchos federativos se estén riendo del poco poder del colectivo ciclista, y cuando se anuncie la selección que acuda a Treviso, aquel que sea convocado, se olvidará un tanto de protestar, ya que a fin de cuentas, cada uno al final mira para si mismo. Quizá se añada a algún ciclista más para contentar a todos y luego, aquí no ha pasado nada.

Fotografía: www.solociclocross.com

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

7 Comments:

At 25 de diciembre de 2007, 1:26, Anonymous Vijandi said...

Hola,dices:

Seco y Vázquez fueron los siguientes en sucumbir. El ciclista de Busturia no tiene el brío de antaño, ni su nerviosa y potente arrancada, ni sus cambios de ritmo, e incluso ya su cara es fiel reflejo de un sufrimiento que no puede esconder. Y lo peor de todo, no es eso, sino la factura que puede pasar a un ciclista cuya fortaleza mental es es precisamente uno de sus mayores cualidades. El tiempo transcurre, las citas importantes se acercan, y su evolución como ciclista en esta temporada, no existe.

No estoy de acuerdo en que la fortaleza mental de Seco, es una de sus mayores cualidades sino que mi opinión es justo la contraria.

En cuanto a lo de la protesta yo también lo veo de cara a la galería y cuando se dé la seleccióm , cada uno va a mirar sus intereses.Cualquiera renuncia a una plaza en el mundial

Un saludo.

 
At 25 de diciembre de 2007, 2:22, Blogger Marco* said...

Hola Vijandi!

Ni tú estás de acuerdo, ni yo tampoco lo estoy. Ha sido un error por mi parte a la hora de la redacción. Uno de los dos "es" corresponde a un "no". Ya está corregida en la entrada.

Bon nadal i feliç any nou

Un saludo!

 
At 26 de diciembre de 2007, 19:16, Anonymous Anónimo said...

La gente cada vez acude en mas a los circuitos y la emocion esta siempre presente.

Es muy divertido el ciclocross y muchas gracias por dedicarte a contarnos lo que para nosotros es dificil de ver.

I love this game!!!

Salu2!

 
At 26 de diciembre de 2007, 20:31, Blogger Marco* said...

Hola Anónimo!

El público es muy fácil de contentar. El ciclo-cross está ganando adeptos por el "boca a boca" y esta circunstancia se produce cuando transmite de forma positiva sus comentarios.

Si uno disfruta, lo extiende a su círculo de amistades, dando la oportunidad a que otras personas puedan tener la misma satisfacción personal.

Ahora mismo hay un ramillete de ciclistas capaces de obtener la victoria, y abriendo un abanico de posibilidades, que permite emoción hasta el final.

No se si en Villarcayo viviré una prueba más emocionante que la sucedida años antes en Busturia.

Los tres protagonistas de aquella preciosa carrera estarán, pero lo realmente interesante es que estarán muchos más con posibilidades.

Pienso que al finalizar la temporada la gente se quedará con ganas de más ciclo-cross, y si los jóvenes invierten en este deporte, y las organizaciones crecen en cuanto a entidad de las pruebas, se vislumbra un interesante futuro para esta especialidad.

Un saludo!

 
At 27 de diciembre de 2007, 19:16, Blogger Marco* said...

Hola!

Muchas gracias por los comentarios reflejados así como por el interés en la lectura.

Un saludo!

 
At 27 de diciembre de 2007, 21:34, Anonymous Anónimo said...

El comentario me ha parecido excelente. Sólo un mpero y es que abría del verbo abrir se escribe sin h.
Por favor cambia eso ya que pega al ojo.

Ondo segi

 
At 27 de diciembre de 2007, 22:08, Blogger Marco* said...

Hola Anónimo!

Quedo agradecido por tu comentario, del mismo modo que agradecería que me señalases cualquier lugar en el que la redacción no sea la adecuada, para de esta forma poder corregirla.

Un saludo!

 

Publicar un comentario

<< Home