15 de noviembre de 2007

VVV

La localidad de Pijnacker (Holanda) era la designada para acoger la tercera de las pruebas de la Copa del Mundo de Ciclo-Cross 2007/2008. Tras la disputa de la carrera de Pijnacker queda en los aficionados un poso de satisfacción por el futuro que se avecina. Y es que se han disputado tres pruebas, con tres ciclistas diferentes alzando los brazos, y de tres nacionalidades distintas.

El ciclo-cross no se reduce el ciclismo belga ni a contemplar pruebas en las que Sven Nijs y Bart Wellens se baten en duelo. Los dos ciclistas no dejarán de ser las estrellas de la especialidad, pero este año el abanico de alternativas es más real puesto que los resultados hasta la fecha permiten confirmarlo.

Siempre, aquellos que apostamos por una expansión del ciclo-cross para evitar una negativa y reducida focalización de este deporte, hemos puesto nuestros deseos en el salto de calidad de aquellos ciclistas que, al acecho del dúo que lidera la especialidad, se encuentran en un plano inferior.

En Pijnacker hubo un tercer ciclista que unió su nombre a los de Zdenek Stybar (Fidea Cyclocross Team) y Sven Nijs (Rabobank). Además, tiene mucho en común con los dos vencedores anteriores, y es que por una parte es un joven ciclista llamado a liderar el ciclo-cross mundial en el futuro y por otro lado, milita en el mismo conjunto que Sven Nijs, el equipo Rabobank. Se trata de Lars Boom, que permitió a los aficionados locales volver a sus casas con un inmejorable sabor de boca.

VVV es el título elegido para este texto, que en realidad son las letras iniciales de la célebre locución latina “veni, vidi, vici”, que utilizaré con todas sus letras, si Lars Boom obtiene la victoria en Treviso (Italia), puesto que para tal circunstancia está reservado dicho título. Es más, está reservado desde el momento en el que, con su victoria en la categoría Sub´23 en Hooglede-Gits comentó que iba a ir a Treviso a por el maillot arco-iris de la categoría Elite y luego enfocaría su carrera ciclista en la ruta.

Esto es un aviso, de que la supuesta incontinencia verbal, no es nada más que un constatación fehaciente de las posibilidades reales de un ciclista que cree en su talento y sus posibilidades. Veni, vidi y vici son la primera persona del pretérito perfecto simple de los verbos en latín venire, videre y vincere. Dicha frase, fue exclamada por el general y cónsul romano Julio César en el año 47 A.C., y se traduce como “vine, vi, vencí”. Pasará a la historia como un comentario con desdén de César al senado patricio, que no era ni más ni menos, que el grupo más poderoso de la antigua república romana.

En Pijnacker, volvía el ciclo-cross en estado puro, es decir, con el tan característico barro. Atrás quedaron los ciclistas inmaculados y las bicicletas rodando a alta velocidad sobre la hierba, como sucedió en las dos pruebas disputadas hasta la fecha.

El mal tiempo, que es motivo de contrariedad para prácticamente todo el mundo, no lo fue para los organizadores de la prueba, que se frotaban las manos ante la hipotética prueba que se iba a vivir ante el estado del circuito. Por un lado, el diseño del trazado de Pijnacker es anodino e insulso si se disputa sobre terreno seco y por el otro, Sven Nijs, el corredor a batir allí donde toma la salida, asusta menos en un terreno fangoso.

Más que salida, lo que protagonizaron los ciclistas fue una estampida, donde los ciclistas eran conocedores, que el inicio de la prueba iba ser importante puesto que con el complicado estado del terreno, no iba a resultar nada sencillo reponerse de un mal comienzo.

Sorprendente fue el inicio de Klaas Vantornout (Fidea Cyclocross Team) que continua en la línea agresiva de las últimas fechas, quizá por las oportunidades que ha podido dejar pasar por la falta de ambición y atrevimiento de un ciclista que está a un nivel que no acaba de creerse. Y más sorpresa si cabe cuando su participación se había puesto en duda al estar aquejado por problemas físicos.

Se clasificaría en meta en la tercera posición, obteniendo otro buen resultado de una forma más ambiciosa. Probablemente, como en otras ocasiones, hubiese tenido un resultado similar limitándose a ir a rueda, pero tarde o temprano quien juega a ganar acaba obteniendo su recompensa. Son dos maneras muy distintas de obtener un mismo resultado.

A la estela del ciclista belga se acoplaron de inmediato los dos ciclistas de Rabobank, Sven Nijs y Lars Boom. También otro ciclista cuyos colores son conocidos en el ciclismo de carretera, Francis Mourey (Française des Jeux), se situaba de forma inmejorable, en un circuito que se ajustaba a sus características de haberse disputado en un terreno más seco. Acabó pagando el esfuerzo de seguir el ritmo impuesto en cabeza, y el sufrimiento que suponía mantener la velocidad cuando había que cargar con la bicicleta al hombro.

A quien no se observaba en las primeras posiciones era a uno de los grandes favoritos para alzarse con la victoria en Pijnacker, el belga Bart Wellens, pero con el transcurrir de las primeras vueltas, y tras un gran esfuerzo innecesario de no haber protagonizado una mala salida, se situó junto a los ciclistas que llevaban el peso de la prueba.

Por detrás del cuarteto de ciclistas de Rabobank y Fidea Cyclocross Team, ciclistas como Petr Dlask, Erwin Vervecken, Gerben De Knegt y Richard Groenendaal, que venían a demostrar como las características de uno u otro circuito, influyen de manera significativa en la mayor parte de los ciclistas y sus resultados. Así, ciclistas espoleados por el público local y especialmente por su destreza en el barro y con las bicicletas al hombro, ocupaban las primeras plazas. Sorprendente la actuación de Dlask, que finalmente se quedaría a las puertas del podium conquistando la cuarta plaza. Hace tiempo que Dlask era señalado como el estandarte del ciclo-cross de la República Checa en la élite mundial, heredero de un papel que no tenía dueño desde la retirada de Radomir Simunek.

Ciclistas brillantes en categorías inferiores que no recogían en la categoría grande, los mismos frutos que degustaban años antes. Ciclistas intermitentes, de actuaciones sobresalientes de forma puntual y largos períodos de decepciones encadenadas. Parece que el joven Stybar romperá la tendencia, y su compatriota y compañero de equipo, Petr Dlask, tal circunstancia le ha servido de acicate y parece que retorna a una senda que había perdido. Queda por ver, si en el resto de la temporada podrá confirmar lo realizado en pruebas como la de Pijnacker, ya que le falta aún credibilidad y consistencia sostenida a lo largo del período total de competiciones.

Por delante de todos ellos, en cabeza de carrera y pasado el ecuador de la prueba, Lars Boom soltaba un ataque que no tuvo respuesta, y las miradas que se cruzaban Nijs y Wellens hacía que el holandés fuera ganando un buen número de segundos en un período de tiempo relativamente corto.

Nijs era menos Nijs y Wellens más Wellens, y visto que el ciclista de Rabobank no iba a ser el rival a tener en cuenta en el día de hoy, Wellens tomó la determinación de ir a la caza de Boom. Lo alcanzó, pero era su segundo gran esfuerzo de la jornada y el circuito no estaba para exhibiciones gratuitas. Boom inteligente y conocedor de que era perseguido por Wellens tomó la decisión de dejarse cazar paulatinamente, de forma que buena parte de su energía quedaría intacta de cara a la resolución final de la carrera. Engordar para acabar muriendo que se suele decir coloquialmente.

El derroche físico de Wellens mermó sus posibilidades ante la inteligente actuación de Boom y para satisfacción de los aficionados, la victoria caía del lado del ciclista local. Los acompañó en el podium Vantornout y Dlask se adelantaba en los últimos metros a Nijs que veía como finalizaba en la quinta plaza.

Preguntado por su extraño resultado, en la que en ningún momento ofreció sensación ni capacidad de alzarse con la victoria en la segunda y decisiva parte de la carrera, Nijs argumentaba que simplemente no se había visto bien, y que posiblemente el trabajo de “patear” afectó significativamente a sus músculos, puesto que era incapaz de imprimir la fuerza que el deseaba a los pedales.

Completaron las restantes diez primeras plazas, Vervecken, Stybar, De Knegt, Franzoi y Groenendaal por este orden. También la prueba contó con la presencia de los dos ciclistas nacionales habituales en estas pruebas, David Seco (Spiuk-Super Froiz) e Isaac Suárez (Cantabria Infinita). Los resultados cosechados por ambos corredores, situaron al vizcaíno en la 28ª posición a casi siete minutos y medios del vencedor y el ciclista cántabro fue doblado, siendo clasificado en la 37ª plaza.

Pequeño revés para Suárez el sufrido en Pijnacker, y David Seco sigue muy lejos de las primeras plazas, cuando los días transcurren de forma vertiginosa, estando a la vuelta de la esquina la prueba de la Copa del Mundo de Igorre. Antes se disputará la prueba Koksijde (Bélgica) que está fijada para el próximo 24 de Noviembre.

Etiquetas: , , , , ,

2 Comments:

At 15 de noviembre de 2007, 22:36, Anonymous Franzoi said...

Yo voy con Franzoi en Treviso!!!

 
At 15 de noviembre de 2007, 23:43, Blogger Marco* said...

Hola Franzoi!

No es que yo particularmente vaya con nadie ya que me parece un Campeonato del Mundo muy abierto en el que puede dilucidarse la victoria entre un grupo numeroso de ciclistas.

La organización prometió endurecer el trazado y también esperaban que la climatología que la zona padecerá en las fechas que se disputa la prueba, también contribuya a ello.

- Boom necesita un circuito más duro para obtener la victoria.
- Mourey ya sabe lo que es ganar en Treviso.
- Nijs es Nijs y además sprinta bien aunque le guste más llegar sólo a meta.
- Vervecken lleva el clásico año apagado para luego sorprender cuando llega el Mundial, además de también sprintar bien.
- Franzoi ganó el maillot arco-iris en la última edición que el mundial se disputó en Italia, aunque fuese de la categoría Sub´23.
- Vantornout es capaz de cualquier cosa a estas alturas.
- Wellens tendrá una actitud a tener muy en cuenta cuando es un corredor que tendrá que llegar sólo a meta para ganar.
- Mucho cuidado con el suizo Simon Zahner en una carrera de este tipo y más cuando nadie le prestará la suficiente atención.
- Y luego faltan los ciclistas de la República Checa....

Muchos ciclistas con posibilidades reales para un sólo maillot arco-iris.

Un saludo!

 

Publicar un comentario

<< Home