8 de diciembre de 2007

Peligro: Padres

Que el ciclismo no atraviesa su mejor momento es una verdad de Perogrullo que a nadie sorprende. Resulta curioso como la mayoría de las personas, desde el profesional contrastado hasta el aficionado ocasional, tienen nítidamente definidos los males que azotan al ciclismo acuñando unas verdades incuestionables que por reiteradas en ningún momento se han detenido a cuestionar ni a ejercer una reflexión que sirva para ser consecuente con los pensamientos de uno mismo.

Focalizar los problemas en torno al dopaje o al UCI Pro Tour es un discurso que por típico y tópico siempre es adoptado por aquel o aquellos que se parapetan en un razonamiento simplista que puede resultar popularmente válido para esconder la verdadera realidad de una circunstancia desfavorable.

No es grato comprobar como no existe la revisión y el análisis profundo por parte de la prensa especializada, posiblemente los únicos agentes teóricamente objetivos en torno a todo lo que concierne al ciclismo.

Pero cada categoría ciclista tiene su propio cliché. En esta ocasión, centraremos la mirada unos peldaños más abajo de lo que ha dado por llamar la escalera ciclista. Allí nos encontramos con las categorías inferiores y el mal endémico que popularmente se esgrime en torno a los jóvenes practicantes del deporte del pedal que viene dada por la siempre eterna figura de los padres.

Detenerse en ello durante un instante dado el período de inactividad general que tiene el deporte del pedal por estas fechas resulta oportuno. No existe un decálogo establecido que marque la línea a seguir en algo tan complejo como es la conducta del ser humano, pero la realidad es que en buena parte de las ocasiones, las soluciones más simples son las últimas en las que en último lugar se incurre.

Todos los padres son unos directores deportivos en potencia y desgraciadamente actúan con frecuencia como tales, cuando es un rol que no les corresponde. Que un niño forme parte de un equipo no da derecho a unos padres a guiar los pasos de éste independientemente de que puedan interpretar que las consignas que recibe su hijo puedan ser erróneas.

A la hora de decidir en que club o equipo integrar al joven ciclista, los padres deben asumir que en ningún momento tienen que interferir en la relación entre el director deportivo y el joven ciclista desde el punto de vista deportivo donde es el responsable técnico el único capacitado para guiar el grupo.

Evidentemente los pensamientos pueden no concordar, pero jamás se debe cuestionar y contradecir un método de trabajo de un director deportivo que vela por todos los componentes del grupo. Es interesante, que antes de integrar a un niño en un club, equipo o formación ciclista, los padres evalúen y analicen el lugar idóneo para que el joven no sólo se forme como deportista sino también como persona.

Una vez tomada tal determinación, es evidente que pueden surgir posturas encontradas, y siempre un buen director deportivo estará abierto a dialogar personalmente con cualquiera de los padres que deseen intercambiar opiniones, pero la realidad indica que exclusivamente las directrices válidas son las que marca el director. Generalizando, no existe un interés por cuestionar si las pautas marcadas por el profesor de matemáticas donde el joven ciclista cursa sus estudios son las adecuadas, pero sin embargo si se da la circunstancia de que el profesor de ciclismo está cuestionado de forma permanente.

Es indudable que los padres desean lo mejor para sus vástagos, pero no siempre las buenas intenciones alcanzan los mejores propósitos. Unos padres que desautorizan las indicaciones de un director deportivo y fuerzan sobre su hijo premisas propias, no hacen otra cosa que desestabilizar emocionalmente al joven ciclista, ya que por un lado corrompen la esencia de un equipo y por otro desencadenan una deslealtad hacia unos compañeros e integrantes de un conjunto, por parte de un joven ciclista que no tiene voluntad alguna de que esto suceda.

La complicidad, la unión y la confianza son pilares básicos para alcanzar un estado que favorezca el desarrollo del joven ciclista, y las interferencias de los padres contribuyen a generar un efecto contrario. Lo que acontece en el deporte, es fiel reflejo de lo que sucede en la sociedad, y muchos de estos valores están en desuso, dado que asistimos a una cada vez más acusada actitud egoísta donde cada uno mira única y exclusivamente por si mismo.

Entroncando con esto y curiosamente al contrario de lo que sucede en la sociedad, donde cada día es más necesario tener una preparación adecuada para afrontar una vida laboral, en el mundo ciclista se observa también un gran conflicto existencial donde al joven ciclista le llega según va cumpliendo años la siempre recurrente afirmación de la incompatibilidad del ciclismo con los estudios.

Nada más lejos de la realidad y es que nunca se debe permitir que un joven ciclista deje de estudiar o que deliberadamente no sean superados los cursos escolares debido a que sus resultados deportivos invitan a creer que podrá vivir profesionalmente del deporte de la bicicleta.

Apartar a un joven de sus estudios es directamente hipotecar su futuro, aunque por fortuna, son cada vez más los ejemplos de ciclistas que compiten y estudian al más alto de los niveles en categorías como la amateur donde aun se sigue alentando a dejarlo todo por una dedicación exclusiva a la bicicleta.

En definitiva, tiempo de descanso y de inicio de temporada, no sólo para los jóvenes ciclistas sino también para los padres, que deben detenerse, aunque sólo sea por un instante, a pensar en el papel que juegan en esto del ciclismo, en la que simplemente aplicando el sentido común tendrán la posibilidad de desprenderse de la etiqueta de conflictivos y disfrutar en familia de un deporte del que se pueden extraer tantos valores positivos como es el ciclismo.

Fotografía: www.photopress.be

Etiquetas:

23 Comments:

At 9 de diciembre de 2007, 1:17, Anonymous Anónimo said...

Es cierto los padres son un mal endémico del ciclismo "de categorías inferiores" tan endémico que en realidad son una especie de "herida incompatible con la vida" ya que:

si no hubiera padres no habría jóvenes ciclistas, ni por lo tanto ciclistas profesionales, .. así que si conseguimos eliminar a los padres, estaría solucionado el tema de doping y cualquier otro problema del ciclismo( tú, de un plumazo)

Ahora en serio , estoy de acuerdo en parte con tu planteamiento, que ,sin embargo,no deja de ser manido, y en muchos casos alejado de la realidad....

Creo que se podría hablar del tema ya que para solucionar los problemas del ciclismo no sería malo empezar por cambiar cosas desde la base aunque no necesariamente eliminando a los padres.

Digamos que estaría bien pedir a los clubs que eligieran a sus entrenadores con criterios claros:1) Un mínimo de formación, 2)capacidad de trasmitir conocimientos
3)saber manejar a un material realmente único :"jóvenes".
A veces,por desgracia, no se dan ninguno de estos casos. Otras veces, los clubs se atrincheran en posturas "feroces": "aquí no se hace pista porque la federación favorece a esta modalidad y no a nosotros".... "este aquí no entra que su padre no me invitó a un tinto hace 20 años después la carrera de juveniles"...."Indurain ganó cinco Tours sin hacer un estiramiento"..."la montain bike es mala para los ciclistas de verdad"..y una coleción de frases que claman al cielo , rescato una más, por graciosa: "en pista se producen más lesiones ya que una pierna va más estirada que la otra"...y otra por peligrosa:" la glucosa va bien a principio de carrera y cuando empiezas a fallar, que yo la tomaba y gane dos carreras de cadete" de todo he oído yo de boca de suspuestos técnicos . Además , hay entrenadores que confunden la realidad con el "procycling manager" y clubs que creen que los chavales son de su propiedad y nunca esperan a contar con su opinión antes de tomar decisiones que les atañen directamente.
Es díficil elegir el club que quieres, normalmente no hay más de uno en 40km a la redonda y tampoco es questión de llevar a los chavales hasta Asturias porque nos gusta como funcionan allí:(:(... Yo creo que hay que apechugar con lo que te toca, pero si el profe de mates de tu hijo, decide enseñar física quántica en 3 de primaria o a usar el ábaco en 4 de dbh, es casi obligación paterna intervenir y pedir cita con el director.Léase lo mismo en el ciclismo: Padres, manteneros aparte, pero no olvidéis que los hijos son vuestra reponsabilidad y si hay que actuar, esperar hasta el límite, pero no temáis actuar , por el bien de vuestros hijos y de los demás.

 
At 9 de diciembre de 2007, 11:30, Anonymous Marco said...

Y cuando los padres lo dan todo porqué su hijo sea alguien en la bicicleta, tolerando incluso el tomar cosas raras.

YO creo qué si se meten (algunos) en la educación matemática de su hijo, qué se preocupan por la escolarización de su hijo.

Y es cierto, hay bastantes directores desalmados qué no saben qué lo que tienen entre sus manos son personas, son jóvenes.

 
At 9 de diciembre de 2007, 15:02, Anonymous Anónimo said...

El de la foto es Nys y su hijo?

 
At 9 de diciembre de 2007, 15:57, Anonymous Zik said...

Algunos padres son el "cáncer" de los equipos de base. Anteponen a su hijo al grupo y muchas veces cuestionan de malas maneras la línea marcada por el director o el club. Cuando un corredor se mete en un club, tiene que saber que entra dentro de un grupo que tiene una forma de trabajar y que no se puede andar haciendo lo que a uno le sale de la punta de la nariz y a espaldas del equipo.

A mi me hace gracia cuando estos padres echan en cara todo tipo de cosas al director…como si fuera fácil llevar a los corredores…¡las horas y el esfuerzo que le dedican al equipo sin esperar un “gracias” a cambio!(y contentos si al final de la temporada hacen “parra” en el tema económico).

Tener un director “preparado” cuesta mucho a los clubs. Por un lado, hay que encontrar alguien dispuesto a hipotecar su tiempo libre con los chavales. Ese alguien, debería tener algún tipo de formación, que como se han puesto las cosas lleva mucho tiempo conseguir el titulo de director deportivo. No hay más que acercarse a alguna carrera y ver quienes están de directores…siguen estando los de “siempre” salvo en algunos casos.


Un saludo!

 
At 9 de diciembre de 2007, 16:00, Anonymous Erikdv said...

Anónimo dijo...

El de la foto es Nys y su hijo?

Si, Thibau y Sven Nys.

 
At 9 de diciembre de 2007, 17:28, Blogger Marco* said...

Hola!

Anónimo2:
Ampliando respuesta que te ha ofrecido Erikdv comentar que esa foto es la del debút competitivo de Thibau Nijs que evidentemente no quiso perderse su padre. Curiosamente al igual que Sven Nijs es la especialidad del BMX donde da sus primeros pasos.

Un saludo!

 
At 9 de diciembre de 2007, 17:47, Blogger Marco* said...

Hola!

Marco:
Hace algo más de una década, en la provincia de Vizcaya apareció en la prensa escrita las prácticas que un padre de profesión ganadero hacía sobre su hijo inyectando sustancias que en principio eran destinadas para los animales y que entendían que iban a favorecer el rendimiento del ciclista. Creo que la sustancia en cuestión era Clembuterol pero mi memoria no alcanza a recordarlo con seguridad.

De todas formas, charlando amenamente con un antiguo ciclista profesional, le comentaba, entre otras cosas, si no tenía miedo al futuro por las prácticas de sustancias nocivas a las que sometía a su cuerpo.

Su respuesta fue contundente, y me decía que su padre, de profesión minero, tenía 47 años y ya estaba prejubilado y gravemente enfermo por el trabajo en la mina de toda una vida.

"De mi padre nadie se preocupa ni se preocupará -me decía el ciclista- y sin embargo, yo vivo muy bien, gano un buen dinero y encima haciendo lo que me gusta, y se preocupan por mi cuando se que tendré una vida mucho más sana y longeva que la que ha tenido mi padre y muchas otras personas en su misma situación".

En cuento al tema de la escolarización, evidentemente que hay padres que prestan atención al desarrollo estudiantil del hijo, pero existe un menor número de padres que cuestionan la idoneidad del planificación académica de una materia y sin embargo sucede con más frecuencia cuando de la organización de un conjunto ciclista.

Da la sensación que todo el mundo tiene una opinión para decir a un director deportivo como tiene que dirigir el equipo pero no tengo la sensación que unos padres indiquen a los profesores como deben enfocar y programar sus clases de matemáticas.

Un saludo!

 
At 9 de diciembre de 2007, 18:08, Blogger Marco* said...

Hola!

Anónimo1:
No es necesario eliminar a los padres, lo que se antoja deseable es que cambien de conducta.

Los clubes tiene un problema y grande a la hora de designar e integrar técnicos y en muchas ocasiones el que está es simple y llanamente debido a que no se encontró a nadie más.

De ahí, que la posibilidad de tener un director deportivo formado, con conocimiento y capacidad para desenvolverse entre jóvenes ciclista es un tanto utópico, y cuando aparece uno es como encontrar una aguja en un pajar.

Pienso que se tiende a la profesionalización, en el sentido de retribuir cada vez de forma más significativa a la persona que realiza la función de director.

Hoy en día es muy difícil sostener el modelo del club local, que impera por ejemplo en el País Vasco y se va más en la línea de agrupar ciclistas en torno a un equipo estructurado para la competición, con integrantes de muy distintas procedencias y técnicos escogidos de forma conciencuda como sucede en Castilla-La Mancha.

Si soy partidario del diálogo, y quiero pensar en que nadie rechaza el oír y escuchar lo que otras personas tengan que decir.

Sin embargo no comparto las dos líneas que últimamente se marca y es que por un lado está el director deportivo velando teóricamente por el bien del conjunto y por el otro lado el padre que dirige y marca las pautas de su hijo, chocando con los postulados del responsable del equipo.

Para evitar estas situaciones, es mejor que el hijo no se integre en un equipo y participe del manera independiente en las pruebas.

Zik:
Soy de la opinión uno entra en un club con todas las consecuencias. Creo que es una decisión que se toma a la ligera en muchas ocasiones y que luego genera conflictos.

Evidentemente el "peligro de los padres" es algo que se observa cada vez de forma más acentuada, y sintetizarlo era el objetivo del texto. Evidentemente, y hay que decirlo bien alto, no son pocos los padres que son su actitud permiten que muchos clubes perduren en el tiempo gracias a la desinteresada labor que desarrollan.

El tema de los directores deportivos en estas categorías es la otra cara de esta luna. Creo que sería interesante detenerse un momento en ellos, y pienso que será una excelente excusa para crear una nueva entrada la semana que viene.

Un saludo!

 
At 9 de diciembre de 2007, 18:11, Blogger Marco* said...

Hola!

Por cierto, muchísimas gracias por las intervenciones, y especialmente por los ejemplos y las diferentes ideas expuestas. Para mi es más interesante la opinión ofrecida por vuesta parte sobre el tema propuesto que las palabras que haya escrito yo.

Lo dicho, muchas gracias.

Un saludo!

 
At 9 de diciembre de 2007, 21:38, Anonymous Anónimo said...

Gracias por la aclaracion!!!

 
At 9 de diciembre de 2007, 23:50, Anonymous Vijandi said...

Hola, otra clase de peligro es cuando los padres pasan de todo.Pongo por ejemplo un chaval que tiene afición y cualidades para el ciclismo pero los padres pasan del tema.Mientras ha corrido en escuelas entre unos y otros lo hemos llevado a las carreras, pero ahora que va a dar el salto a cadetes se le presenta el problema de quien lo va a llevar cada semana a las carreras.


Un saludo.

 
At 10 de diciembre de 2007, 0:13, Blogger Marco* said...

Hola Vijandi!

Es otro punto de vista interesante el de aquellos padres que se desligan totalmente de las actividades que realizan sus hijos.

Un padre que no interfiera en la actividad de un club es más positivo que aquel que lo hace de una forma negativa. Pero bien es cierto que es otro problema.

Espero que el joven al que haces referencia puede continuar ligado al ciclismo y seguro que si sucede será gracias a esos padres que no sólo se vuelcan con sus hijos, sino que también "adoptan" a esos otros hijos que no están respaldados por los padres.

Me gusta la imagen de la muestra de cariño sincera después de la carrera por parte de ese padre o esa madre tras finalizar en la prueba. El ciclo-cross es una especialidad ciclista donde el joven ciclista y sus familiares forman más equipo que nunca, dado que la mayoría de los clubes se desentienden totalmente de los ciclistas en la competición invernal.

No entiendo como los padres que citas no pueden ser capaces de ni tan siquiera por un momento de ponerse en el lugar de su hijo.

Pero no son casos tan aislados, conozco algún padre que ha dicho en el club donde se integró su hijo, que él era capaz de poner el dinero que hiciese falta para que su hijo pudiese correr con garantías, pero que luego a él no se le molestase en ningún momento con ningún tema ciclista, de colaboración del club o seguimiento en las pruebas de su hijo.

Afortunadamente esos casos son los menos, pero desgraciadamente a algún joven sin suerte en este sentido, le toca vivir en su propia piel.

Un saludo!

 
At 10 de diciembre de 2007, 13:36, Anonymous Marco* said...

Hola!

Me sorprende y agrada el interés por este tema, y agradezco el buen número de correos electrónicos remitidos. Espero contestar a todos a la mayor brevedad posible, pero a buen seguro que las respuestas llevarán demora.

Un saludo!

 
At 10 de diciembre de 2007, 14:50, Blogger genu said...

Saludos Marco.
Yo no pienso que los padres sean tan malos como he visto en alguno de los posts aquí escritos. En los años que pase en escuelas vi de todo, y si hay familiares que no ven la realidad de las cosas, que pretenden saltarse varias categorias de golpe, etc...
Yo tuve la suerte de que siempre me apoyaron en casa y de que mis compañeros de equipo fueron mis amigos y no me dejaron cuando con 15 años tuve que dejar de competir por que la salud me dijo que lo mio no iba a poder ser el ciclismo más allá de divertirme; he seguido montando en bici por afición y veo todas las carreras que puedo y gracias a que siemore antepuse los estudios a la bici no perdí cursos a lo tonto.
También quiero destacar la labor que hacen los profesionales, me parece que debian darles más bola a aquellos que han acbado carreras o que siguen en ello por que suelen dar muy buenos consejos. En mi caso fue Jose MAnuel Maestre, por edad yo coincidi con él en el equipo de Collado Villalba pero si con su hermano, y cuando venia con nosotros a parte de maravillarnos con las historias de los pro siempre nos decia lo importante que era nuestra educación, además predicaba con el ejemplo, profesor y psicologo, un crack como persona que dejó el ciclismo por la puerta de atras para dedicarse a enseñar.

Saludos.

 
At 10 de diciembre de 2007, 15:20, Blogger Marco* said...

Hola Genu!

Evidentemente no es una generalización del tipo de padres que pululan por las categorías inferiores de un deporte como el ciclismo.

En un reflejo, de una situación que cada día percibo que va en aumento, y que por el tiempo en el que nos encontramos es interesante detenernos en una reflexión de buenos propósitos de cara a la temporada que se nos avecina.

La realidad, es que buena parte de los clubes están sustentados por unos padres, que deciden ponerse al frente de unas funciones para que su hijo afronte de la mejor forma posible la práctica de su deporte favorito.

Pero como de realidades se trata, es curioso comprobar como cuesta cada día más encontrar el relevo generacional y los diferentes clubes envejecen sin remisión.

Es un tema, que si tomamos de forma individual, depende en quien fijemos la mirada, encontraremos ejemplos maravillosos a los que imitar y otra serie de personas que son el vivo retrato de como no se debe actuar.

Pero en general, bajo mi punto de vista, hay una tendencia que va en aumento, y no es otra que la tendencia al egoismo, tan patente en nuestra sociedad.

Los padres miran por su hijo exclusivamente, y la figura de un director deportivo o un club ciclista es algo totalmente secundario, y sólo es necesaria en determinadas ocasiones donde los padres no pueden intervenir y les es más cómodo no hacerlo.

Un saludo!

 
At 10 de diciembre de 2007, 17:58, Anonymous alban61 said...

Buenas Marco*.

Sé que no viene mucho a cuento aunque aprovecho para enterarme, ¿sabes cuáles son los pasos que hay que dar para convertirse en director deportivo de un equipo de categoría por ejemplo cadete?. En un futuro podría ser una buena forma de dedicar mi tiempo libre mientras estudio.

Un saludo.

 
At 10 de diciembre de 2007, 18:28, Blogger Marco* said...

Hola Alban61!

En primer lugar me agrada la pregunta ya que afortunadamente hay gente que de forma altruista sopesa la intención de dedicar parte de su tiempo libre a los demás, en este caso dentre de una parcela como es la enseñanza ciclista.

Si te soy sincero, en el momento en el que te acerques a un club de tu ciudad no encontrarás mayor inconveniente en acceder a la dirección de un equipo ciclista cadete dado que es una figura que escasea y mucho.

Dentro del club, te podrian extender una licencia de mecánico, que no require de requisito alguno, y a decir verdad, podrías acceder ya a la dirección del equipo. Figurará como director deportivo quien si tenga licencia para ello, pero no te pondrán oposición para llevar el equipo en las diferentes pruebas de categoría cadete.

Pero si de hacer las cosas bien se trata, necesitas el Título de Director Deportivo Nivel I, que en este período del año es frecuente ver como se organizan cursos para su consecución, y en tu federación te informarán el lugar más cercano y las fechas para obtenerlo.

No es complicado obtenerlo, simplemente con sentido común se logra, incluso muchas de las materias te parecerán obvias. La inversión del tiempo para asistir a las clases dado que quizá no quede cerca de tu lugar de residencia en un contratiempo que a muchos de los que desearían tener el título los frena.

El precio no es excesivo para este primer título de director deportivo, y en no pocas ocasiones los clubes donde uno luego ejerce su labor, suelen subvencionarlo.

Luego, evidentemente, un determinado club puede evaluar si eres la persona indicada para llevar las riendas de su joven cantera ciclista, pero como anteriormente te he comentado, en la mayoría de los casos, te estarán esperando con los brazos abiertos.

Un saludo!

 
At 11 de diciembre de 2007, 18:14, Blogger Marco* said...

Hola!

Muchas gracias por los comentarios. Sinceramente ha resultado muy interesante las diferentes aportaciones ya que le hacen a uno pensar.

Mañana la entrada versará sobre el otro punto de vista y el papel que tiene el director deportivo en la formación de un joven ciclista.

Un saludo!

 
At 11 de diciembre de 2007, 21:21, Blogger Ric said...

Gracias por la información. Un saludo.

(Soy alban61, a partir de ahora usaré esta cuenta de google)

 
At 12 de diciembre de 2007, 15:13, Anonymous Marco* said...

Hola Alban61!

Error mio al no dominar con suficiencia esto de Blogger. Solicité como colocar la información de la hora y el día en cada una de las intervenciones que se realizan, y toqué más de la cuenta por lo visto.

Puedes elegir el nombre que estimes oportuno e incluso las sugerencias a la hora de manejar el blog son muy bien recibidas.

Un saludo!

 
At 12 de diciembre de 2007, 18:00, Anonymous alban61 said...

Ok, ningún problema. Creía que habías hecho esto por la apuesta que he leído en el foro del Euskaltel, así que no me había estrañado. Pero bueno, así mejor, no tengo que estar logueándome y todo el rollo.

Un saludo.

 
At 12 de diciembre de 2007, 19:00, Anonymous Marco* said...

Hola!

Si, a mi también me parece un poco engorroso. En cuanto a lo de la apuesta, pues sencillamente indicaré los nombres de aquellos que intervienen. No es la primera vez que lo hago y bueno, el elegido luego debe ponerse en contacto con quien sufragará el premio.

Todo eso, evidentemente, en el caso de que realmente la apuesta se haga, ya que muchas veces se habla y a la hora de la verdad no se es consecuente con lo dicho. Y luego está por otra parte, que sea yo quien gane la apuesta, ya que de no hacerlo, tendré que rascarme el bolsillo.

Un saludo!

 
At 2 de enero de 2008, 16:27, Blogger Traba said...

Yo viví desde cerca el problema de los padres en el ciclismo de base.

Por culpa de problemas entre padres, entrenadores y otros padres, varios corredores tuvieron que cambiar de equipo siendo todavía alevines o infantiles, viéndose obligados en muchos casos a desplazamientos de más de una hora para lo que antes se movían 10 km máximo.

Respecto a lo que comentásteis del "pasotismo" de los padres, más que un impedimento para que los niños sigan haciendo ciclismo, lo veo como un impedimento para que empiecen.

El padre de un niño al que le gustan el ciclismo y el fútbol en mi pueblo (Vegadeo, Asturias) tienen estas dos opciones:

a-Ciclismo: El club más cercano está el Luarca, (a partir del año que viene probablemente en Avilés pues el de Luarca seguramente desaparezca) lo cual significa casi una hora de viaje para los entrenamientos conjuntos, reuniones, cenas... Si hay que ir buscar ropa, una hora de viaje hasta Canero. a las carreras te llevan al chaval, pero te lo recogen en Luarca. Las carreras los sábados y domingos, en vez de dormir la siesta o lo que sea coger el coche y a ver ciclismo. Pagar bici, casco, botas, guantes, ropa, licencia, inscripciones, gasolina...
ETC

b-Fútbol, Baloncesto, Remo, Bádminton...
Pagar licencia y botas-raqueta-balón. Llevar al chaval hasta la plaza del pueblo o el muelle para que te lo lleven en el autobús o la furgoneta del club a correr. Ir a recogerlo al mismo sitio, o que venga andando.
ETC

Papá y mamá eligen la opción...
B(o C, o D, o E...)

 

Publicar un comentario

<< Home