8 de julio de 2007

Se esfumó el sueño inglés

El Tour ya rueda por carreteras británicas. No ha podido ser más precioso el marco elegido para dar el pistoletazo de salida a la 94ª edición del Tour de Francia. Incluso el tiempo ha acompañado en la siempre nublada Londres. Por no hablar del público, que poblaba de forma masiva ambos lados de la calzada, y que la organización ha cifrado en más de un millón de espectadores.

Y es que la bicicleta permite llevar el espectáculo donde la mayoría de deportes no pueden hacerlo, y ver rodar las bicicletas por Parliament Street o Victoria Street, por la mismísima puerta de Buckingham Palace, bajo las agujas del Big Ben o por Hyde Park, es algo que se antojaba inimaginable ya que se trata del complicado y turístico centro de la mismísima Londres.

Tan compleja es la circulación del centro de la ciudad londinense, que por adentrarse en ella cobran peaje, y el circuito, a pesar de que estaba señalizado desde días antes, sólo ha podido estar cerrado al tráfico desde una hora antes de la salida de Enrico Degano (Barloworld), ciclista que tenía el honor de inaugurar este Tour de Francia.

Si ya de por si es algo excepcional para los ciclistas que la inmensa urbe londinense, de más de siete millones de habitantes, les permita pedalear por el centro de la ciudad en todo un Tour de Francia, ser además inglés tiene que ser una experiencia irrepetible. De esa que sólo se presentan una vez en la vida. Y si además, un inglés es el que vence la prueba, se acaban los calificativos. Pero como no ha sucedido así, no hace falta crearlos.

Cinco eran los ingleses que tomaban parte en este Tour de Francia. Charles Wegelius (Liquigas) y Geraint Thomas (Barloworld) no contaban con opciones de estar cerca de la cabeza, al igual que tampoco Mark Cavendish (T-Mobile), que sólo la improvisación del equipo alemán al que pertenece lo ha traído a este Tour de Francia.

Se hablaba de las posibilidades de David Millar, pero sólo su condición británica lo ha llevado a participar en este Tour de Francia, ya que los problemas que enfrentan a él y a su equipo, no crean la situación idónea para esperar las mejores prestaciones del ciclista británico ni tampoco para que desde su equipo se vuelquen sobre él como ocurría meses atrás. Por descontado queda decir que ni será ciclista del equipo la temporada que viene, ni lo veremos en pruebas estelares con el conjunto amarillo en lo que resta del año.

Así que con opciones reales de vencer en Londres, los británicos sólo podían aferrarse a Bradley Wiggins pero no ha podido lograrlo. Ni tan siquiera ha sido el primer ciclista de los terrenales en el día de hoy, ya que por exiguo margen, George Hincapié (Discovery Channel) le ha privado de la tercera plaza, teniendo por delante a Andreas Kloden (Astana) y al favorito de todos, Fabian Cancellara (CSC) que será el primer maillot amarillo de la ronda gala.

Tiene que ser muy difícil, ver como el objetivo de un ciclista es el prólogo, y sin conseguirlo, debe continuar adelante el Tour de Francia. Ya desde la edición pasada, Wiggins no paraba de hablar con el manager del equipo Cofidis, Eric Boyer, de este prólogo. Pero en una distancia de 7,9 kilómetros sólo aptos para ciclistas potentes, esa fuerza de la naturaleza suiza llamada Fabian Cancellara, simplemente lo ha bordado. Wiggins ha acabado satisfecho de lo realizado, pero cuando le han indicado la diferencia con Cancellara, se ha quedado simplemente estupefacto.

Adoptando una lectura positiva, es mejor ser derrotado por ese margen, que no por uno estrecho y pensar que de haber arriesgado en una curva o por no haberse acoplado al manillar correctamente podía haber conseguido la victoria. Al menos, el ciclista inglés lo ha tomado de esta forma. Como se suele decir, quien no se consuela es porque no quiere. Eso si, no ha acuñado ninguna de las típicas frases en las que se escudan los perdedores con aires de grandeza. Ha reconocido que ha hecho todo perfecto y que simplemente otros corredores han sido mejores.

Una lástima su cuarto puesto, y es que los aficionados ingleses que animaban y jaleaban como uno nunca imaginaba a la afición británica, esperaban encontrar en Bradley Wiggins un digno heredero de Chris Boardman, ganador de prólogos del Tour de Francia en los años 94, 97 y 98. Además, por si fuera poco, muchas circunstancias son las que relacionan a ambos ciclistas, ya que en la vida deportiva de Wiggins la figura de Boardman es fundamental, y muchos aficionados se aferraban a tales casualidades.

Bradley Wiggins nació el 28 de Abril de 1980 en la localidad belga de Gante. Es fácil de entender el motivo que le llevó a ver el mundo por primera vez en la citada localidad belga, y es que es hijo de Gary Wiggins, un ciclista profesional de pista australiano especialista en pruebas de seis días que tenía fama de bestia. Los padres del Bradley se divorciaron y su madre se trasladó cuando Bradley contaba con tres años de edad a las afueras de Londres, concretamente al distrito residencial de Maida Vale.

De los favoritos ingleses, con la vida tan trashumante del escocés David Millar, cabe decir que no conocía la zona más que cualquier otro turista. Había conseguido imágenes del recorrido, pero nadie lo conocía tanto como Bradley Wiggins. Lo había hecho en automóvil y a pie, y hasta un día a las tres de la mañana se plantó con su bicicleta y haciendo caso omiso a las prohibiciones, ya que algunas de las calles que albergaban el recorrido del prólogo se hacían en sentido diferente al del tráfico habitual, puedo conocer las calles y sus trazadas, en las que él tuvo que ver mucho en su diseño final.

Unas calles que ya conocía de mucho tiempo atrás, puesto que su fama de niño problemático, le hacía deambular de un lugar para otro como un vulgar pandillero dando patadas a un balón de fútbol cuando era un mocoso heredero de la sangre rebelde de su padre.

Pero, tras ver en televisión a Chris Boardman coronándose en los JJ.OO. de Barcelona´92 como Campeón Olímpico de Persecución, decidió dirigir sus esfuerzos al velódromo, y con doce años emuló a su padre, comenzando a entrenar en el velódromo de Herne Hill, al sur de Londres. A partir de ahí, entra en la factoría del éxito que han creado la Federación Británica de Ciclismo para la Pista, y en 1998 se proclama Campeón del Mundo Junior de Persecución Individual en La Habana (Cuba).

Al año siguiente ya alternaba competiciones profesionales y de categoría amateur y en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, el ciclista de tan sólo 20 años conquistó la medalla de bronce en la prueba de Persecución por Equipos. También en el año 2000 y en esa misma prueba también, obtuvo la plata en el Campeonato del Mundo.

Tuvo un pequeño gran revés al año siguiente, cuando se enroló en el equipo Linda McCartney Foods Cycling Team, donde con Neil Sthepens como manager de la escuadra, se juntaban con el mismo maillot jóvenes promesas por aquel entonces como Bradley Wiggins, Marlon Pérez, Mark Scanlon, Russell Dowming u Ondrej Fadrny con rutilantes ciclistas como Maximilian Sciandri, Miguel Angel Martín Perdiguero, Iñigo Cuesta o Juan Carlos Domínguez.

El equipo fantasma duró un suspiro, y entró con calzador en la escuadra francesa Française des Jeux, pero por fortuna, no se resintió su progresión en los velódromos, en los que siguió coleccionando medallas en los diferentes Campeonatos del Mundo.

En el 2004 cambió de conjunto galo, y se integró en las filas del Credit Agricole y sus esperanzas al ser año olímpico se centraban en Atenas. Y tal fue el existoso resultado que cosechó, que despues de la celebración de estos Juegos Olímpicos, toda Gran Bretaña conocía quien era Bradley Wiggins ya que desde hacía más de 40 años ningún deportista británico conseguía tres medallas olímpicas en unos mismos juegos. Medalla de oro en Persecución Individual, de plata en Persecución por Equipos y de bronce en la prueba Madison o Americana, fue el excelente bagaje.

Por su aportación al deporte inglés fue distinguido como Oficial con la imposición de la Medalla de la Orden el Imperio Británico. Tras los Juegos se centró en la carretera, pero en este año 2007 ha vuelto a la pista de la mano de otro equipo francés, Cofidis, al que pertenece desde el año 2006. Consiguiendo de nuevo medallas, como no, en Persecución tanto Individual como por Equipos.

Su sueño de Londres se ha esfumado. Es el triste signo del deporte donde sólo gana uno. Es el desconsuelo que nadie recuerda, el día en el que llevaba pensando desde hace años y que ya pertenece al pasado. Los medios de comunicación sólo se acordarán de él para subrayarlo como derrotado, y poniéndonos en la piel del ciclista, volver a dar pedales tras el prólogo en este Tour de Francia no será nada sencillo para el corredor británico.

8 Comments:

At 8 de julio de 2007, 15:03, Anonymous Anónimo said...

Y sobre el campeonato de españa de chicas no nos comentas nada como prometiste?

salu2

 
At 8 de julio de 2007, 19:43, Anonymous Marco* said...

Hola Anónimo!

Como ya había quedado atrás en el tiempo no me parecía que escribirlo tendría interés, pero como lo prometí, pues lo pondré en cuanto encuentre un rato.

Un saludo!

 
At 9 de julio de 2007, 15:07, Anonymous rivaldo said...

hola, ya vi que Millar se iba a no se qué nuevo equipo, podriais decirme o indicarme donde evr mas informacion sobre sus problemas en saunier??

gracias

 
At 9 de julio de 2007, 23:06, Anonymous Anónimo said...

Buenas

Esta tarde he llegado a casa procedente de Inglaterra donde he podido ver prologo y primera etapa ¿Estuviste por ahi también Marco* (Tu don de la ubicuidad nunca dejara de sorprenderme del todo)? Comentar lo impresionante del público británico en cuanto a su presencia en las cunetas. Lo del sabado fue muy llamativo, el corazon de la capital totalmente paralizado y abarrotado de gente viendo la prueba

Sin embargo y pese a todo, los calculos siguen sin salirme, jeje, lo del millon de espectadores no me lo creo

¿Que hay acerca de ese mal rollo interno en Saunier?

Saludos (Pico del Aguila)

 
At 10 de julio de 2007, 0:38, Anonymous Marco* said...

Hola!

No, no estuve en Inglaterra. A mi me toca "hacer" el Tour en suelo galo. Y creéme que sufrí envidia, ya que oportunidades así, sólo se viven una vez en la vida.

Soy conocedor de tus habituales cálculos metros/personas y a me salía algo menos de medio millón de personas. Pero mira, no es malo que se les haya ido la mano...

Carlos Sastre dice que en todas sus participaciones en el Tour de Francia, que no son pocas, jamás había visto tal cantidad de gente apostada a orillas de la carretera como ha podido contemplar en su periplo británico.

Sobre el tema de Saunier Duval-Prodir y David Millar que también preguntaba "rivaldo", todo viene desde el momento en el que David Millar puso en conocimiento de Pat McQuaid unas supuestas prácticas relacionadas con el dopaje dentro del equipo Saunier Duval-Prodir.

Quien siembra vientos, recoge tempestades, y se entiende como algo lógico que ahora exita ese enfrentamiento. Así que sólo la condición de británico le ha permitido estar en el Tour de Francia.

Millar está apartado dentro del equipo y con el marco que era Londres, la indiferencia es tal, que "Matxin" ni tan siquiera a explotado la publicidad que podía brindar el escoces en esta salida del Tour de Francia, cuando eran muchas las miradas que apuntaban a su ciclista.

Sin ir más lejos, en la primera etapa, se escapó por iniciativa propia, ya que desde Saunier Duval-Prodir no había nada establecido para que intentase fugarse.

Asi que este Tour de Francia, si lo finaliza, será la última prueba importante que esté con el equipo de "Matxín" y en la próxima carrera en que volvamos a tenerlo en cuenta, ya serán los Campeonatos del Mundo CRI, pero con los colores de Gran Bretaña.

Parece que destino para el 2008 ya tiene, el equipo de Johnny Weltz, el Team Slipstream, equipo que sufrirá una gran metamorfosis al entrar la cadena de restaurantes americana Chipotle Mexican Grill. También la más conocida firma bancaria holandesa ABN-AMRO parece que formaría parte de los patrocinadores principales.

Y ya hablando también sobre nuevos supuesto equipos, he leido en Cycling Weekly palabras de Dave Brailsford que abren la puerta de un posible equipo Pro Tour de caracter británico para el año 2009. The National Lottery podría estar detrás de la iniciativa, que veremos si cuando se enfríe un poco el entusiasmo general en Gran Bretaña tras el Tour de Francia, tiene visos de ser realidad.

Un saludo!

 
At 14 de julio de 2007, 0:23, Anonymous Anónimo said...

Solo una cosita, no es la edición número 94 del Tour. Hace poquitos años cumplieron 100. Puede ser la 104?

 
At 16 de julio de 2007, 19:54, Anonymous Marco* said...

Hola Anónimo!

El tema de las ediciones del Tour de Francia es sencillo de entender.

La primera vez que se puso en marcha el Tour de Francia fue en el año 1903, que hasta el año 2007 supone la friolera de 104 años desde que se inició la prueba francesa.

Pero a lo largo de estos 104 años de historia no se ha disputado la prueba en diferentes años. Se interrumpió durante la "Gran Guerra o Primera Guerra Mundial" entre los años 1915 y 1918, y luego en la "Segunda Guerra Mundial" entre los años 1940 y 1946. Es decir, 10 años sin celebrarse Tour de Francia.

A consecuencia de esto es la 94ª edición en la que se disputa del Tour de Francia.

Sencillamente una cifra indica los años trancurridos desde la creación (104) y otra las ediciones disputadas (94).

Un saludo!

 
At 17 de octubre de 2007, 17:48, Anonymous Marco* said...

Hola!

Muchas gracias por los comentarios.

Un saludo!

 

Publicar un comentario

<< Home