13 de marzo de 2007

3P: El gran pedalista cubano

Un día como hoy del pasado mes de Febrero se ponía en marcha la 32ª Edición de la Vuelta Ciclista a Cuba. 14 días de kilómetros recorriendo la Isla de punta a punta. Allí estaba presente el equipo Viña Magna-Cropu, que tuvo un protagonismo estelar gracias a Víctor Manuel Gomes Colinas y el joven portugués, fichado este año, Bruno Lima Antero.

Con el suceder de las etapas el empuje español fue decayendo, puesto que para ellos ni tan siquiera había dado comienzo la temporada europea, y los ciclistas locales fueron paulatinamente accediendo a las posiciones de privilegio. Pero, para sorpresa de la afición cubana, la victoria final no se quedó en la Isla, sino que fue a parar a las manos del canadiense Svein Tuft (Symetrics System), que durante toda la vuelta estuvo agazapado y expectante no muy lejos de los que comandaban la clasificación, para dar el zarpazo ganador en una espectacular contra-reloj individual que le serviría para proclamarse vencedor de la ronda cubana.

Todo estaba preparado para ver de nuevo en lo más alto a Pedro Pablo Pérez, pero no consiguió abrir unas diferencias notables antes de la cronometrada y tampoco pudo acortar las diferencias tras la disputa de ésta. La tecnología ciclista foránea fue el argumento esgrimido para explicar la derrota de un ciclista, al que la mitad del pelotón, es decir, los ciclistas cubanos participantes, rendían servidumbre a pesar de no vestir la misma camiseta.

Y es que el más grande de los ciclistas cubanos no estuvo al nivel esperado e incluso hay quien dice que el joven Arnold “El Chiqui” Alcolea, el ciclista que supuestamente tomará el testigo de Pedro Pablo Pérez cuando este abandone el ciclismo, estaba en una mejor forma física que el ídolo de Taco-Taco.

Pero su segundo puesto está ahí, y aunque su pareja sentimental, la campeonísima Yoanka González está muy centrada en su actividad ciclista dentro del velódromo, Pedro Pablo Pérez, está más cerca de abandonar el ciclismo que de reeditar una nueva victoria. No es lo primera vez que el ciclista cubano advierte de su próxima retirada, pero como ha ocurrido siempre, es muy probable que continue compitiendo y partirá de nuevo con la vitola de gran favorito en la próxima edición de la Vuelta a Cuba. No obstante, por si fuese cierto, no está de más, repasar su trayectoria.

La historia de este ciclista empieza un 7 de Febrero de 1977 en Guanajay (Cuba). Pronto, las circunstancias familiares le llevaron a mudarse hasta el pueblo pinareño de Taco-Taco cuando contaba 7 años. Era un niño inquieto y sus padres Frelle Esther y Pedro Pablo Pérez repetían una y otra vez: “Este será la cara deportiva de la familia, siempre está corriendo, saltando y haciendo ejercicios”.

A pesar de esto, el primer deporte en el que se inició, el Ajedrez, no guardaba relación con las inquietudes del joven, y, así de esta forma, enseguida lo abandonó. Entonces, cambió el tablero por la piscina, y enseguida demostró sus dotes deportivas. Premios en Juegos Provinciales y la posibilidad de ir a los Juegos Nacionales Escolares en cada una de sus brazadas. Pero en Cuba no siempre brilla el sol, y el invierno en una piscina a la intemperie es más duro de lo que uno en principio pudiese imaginar. Así que también abandonó la pileta y comenzó a darle patadas a un balón de fútbol.

A decir verdad, el arte de patear un balón nunca le favoreció. Unas veces porque le quedaba demasiado grande el terreno, otras tantas porque representaba muy poco para sus inmensas condiciones físicas, correr y correr detrás de la pelota. Así, más por casualidad que por otra cosa, en Julio de 1986, Pedro Pablo Pérez, subió a una bicicleta, no por hobby, sino de modo definitivo. Cosas de la vida, al año siguiente la Vuelta Ciclista a Cuba entró en San Cristóbal y dentro de los miles de pobladores reunidos en las aceras del pueblo estaba él con una turba de niños que querían ser como Sergio “Pipián” Martínez, Aldo “Búfalo” Arencibia o Eduardo Alonso.

A su madre le disgustó sobremanera tal elección y sólo la aceptó sin traba cuando el muchacho cumplió 15 años. El ascenso a la cúspide nacional del ciclismo de ruta era espinoso, pero lo lograría. Y comenzaron las caídas, los codazos en las carreteras, los brazos partidos por accidentes y también la lluvia de premios en la Isla y en tierras foráneas. Su primera Vuelta Ciclista Internacional le deparó una de sus más recordadas y placenteras alegrías: tercer puesto en la clasificación general y monarca de la montaña en el Giro de Yacambú (Venezuela) en Agosto del año 1994. El joven de Pinar del Río venía cargado de osadía y ganas de triunfar desde bien temprano. Y tal demostración convenció.

Camisetas amarillas de líder en Uruguay, Martinica, Perú, así como las de vencedor en la modalidad de regularidad en la importante Vuelta al Táchira, 2001 y 2002 –segundo torneo de ruta más relevante de Latinoamérica- se sumaron rápidas a su amplia cosecha de medallas, incluidas las alcanzadas en citas multideportivas centroamericanas (Maracaibo 1998) y panamericanas (Winnipeg 1999 y Santo Domingo 2004), y al segundo lugar de la ruta en el Campeonato del Mundo (Categoría B) en Uruguay en el año 1999.

Nada de olvido. La Vuelta a Cuba es el aval histórico más importante del joven pedalista. Al retomarse la principal ronda por etapas de la Isla en el 2000 ya se clasificaba como el mejor rutero del país. En esa edición mantuvo la condición de líder desde la segunda etapa, algo pocas veces visto en estos clásicos. Doce meses más tarde, febrero del 2001, el embate europeo amenazó sus aspiraciones de reeditar el triunfo. Sin embargo, toda Cuba lo vio cruzar primero en el Capitolio de La Habana tras trece días de intenso bregar. Segunda corona más que merecida, de punta a punta.

Desde los niños más pequeños hasta las mujeres ajenas al deporte, los abuelos dormidos en sus sillones y por supuesto, los fieles seguidores de la disciplina, reconocían en él al nuevo “rey de las carreteras cubanas”. La fama comenzó a reservarle anécdotas únicas, imposibles de narrar por temor a dejar fuera las más impactantes. “A mí no me gusta la fama, por eso llego a un lugar y la mayoría de las veces digo otro nombre para no recibir atenciones diferenciadas. Simplemente porque soy uno más del pueblo y no creo hacer nada superior o extraordinario que merezca tal distinción o diferencia”.

Su tercera participación en la Vuelta (2002) reservó quizás la prueba más dura y amarga de cuantas enfrentó en estas lides. El tercer lugar final, detrás de dos ciclistas profesionales del equipo Mapei-Quick Step, uno de los cuatro más relevantes del orbe, evidenció arrojo, valentía y calidad. La inferioridad de la técnica y el escaso roce con el ciclismo de primer nivel decidieron la carrera a favor del conjunto dirigido por aquel entonces por Josean Fernández “Matxin” y pese a haberle puesto corazón, alma y voluntad a cada pedalada, sucumbió ante el italiano Filippo Pozzato y el austriaco Bernhard Eisel. “Contento, pero insatisfecho”, declaró entonces.

Y así lo encontramos en el 2004. León hambriento por ganar una nueva Vuelta. Y de punta a punta de la Isla vistió de amarillo su tercera corona en estas lides. Desterrado aquellos tiempos en que la falta de recursos y algunas decepciones personales le hicieron pensar en abandonar el deporte, las nuevas ambiciones de su vida enfilan a regalarle más triunfos a su familia, en especial a su niño –también Pedro Pablo-, a quien desearía aplaudir como pelotero o músico, nunca como ciclista.

De todas formas, para medir la dimensión exacta de aquel frustrado ajedrecista, nadador o futbolista se necesitan muchas más líneas que éstas y es que para el mejor rutero de Cuba en el último lustro, la felicidad mayor consiste, además de en ganar camisetas de líder, en saber que Cuba y su familia siguen ahí, queriéndole siempre. Esperemos que su satisfacción humana continue ligada al ciclismo y exista la posibilidad de seguir contando sus gestas.


Etiquetas: , ,

8 Comments:

At 14 de marzo de 2007, 18:35, Anonymous Ullrich said...

y eso de 3P?

 
At 14 de marzo de 2007, 19:49, Blogger Marco* said...

Hola Ullrich!

3P es debido a sus iniciales Pedro Pablo Pérez. De todas formas, cuando de él hablan con esta abreviatura, el suele decir que es 4P, ya que falta por añadir la P de su Pueblo.

Un saludo!

 
At 14 de marzo de 2007, 21:03, Anonymous Anónimo said...

Si señor, un luchador. De esos que piensan: Hasta la victoria siempre !!! (nunca mejor dicho).

 
At 14 de marzo de 2007, 23:55, Anonymous Anónimo said...

El Viña Magna aviso en Cuba de lo que hara este año. Atentos a su corredores creo que es el mejor equipo continental de España con diferencia.

 
At 15 de marzo de 2007, 16:30, Anonymous Biarnes said...

El Vina Magna hizo un prueba prologa a la vuelta a cuba donde ganaron todas las etapas (3 - 2 para Cosme y una para Gomes) y la general con Gomes ya que Cosme se caio a pocos metros de la ultima llegada !

La prueba se llama : Vuelta internacional memorial Alcantara

 
At 15 de marzo de 2007, 22:56, Blogger Marco* said...

Hola!

Anónimo2: Desde mi punto de vista el equipo Viña Magna-Cropu tiene muchos argumentos para dejarse ver con asiduidad allí donde participen.

Me gusta la juventud del equipo con Sergio Pardilla (84), Martin Mata (84) y Bruno Lima (85).

Sería interesante ver al equipo en la categoría superior, para de esta forma tener un calendario más continuado. No hace mucho tiempo se hablaba de la posibilidad de un equipo profesional en Castilla y León, y además el equipo Viña Magna-Cropu tuvo hace unas temporadas el patrocinio de "Burgos Monumental". Quizá bien pudieran abrir un puerta a través de las instituciones.

Por cierto que el corredor del equipo amateur navarro Lizarte, el costarricense Andrei Amador Bipkazacova, ganador de dos pruebas en este principio de temporada, formaba parte la temporada pasada del Viña Magna-Cropu, por el que fichó mediada la temporada.

Por el equipo han pasado últimamente muchos ciclistas de Costa Rica. Lástima que Henry Raabe no haya progresado en la dirección que su talento ciclista prometía.

Un saludo!

 
At 15 de marzo de 2007, 23:43, Anonymous Zik said...

Martin Mata corrio en el saunier aficionados? Creo que compitio bastante por el pais vasco..

 
At 16 de marzo de 2007, 6:55, Blogger Marco* said...

Hola Zik!

Efectivamente Mata era de la "escuela" de Josean Fernández "Matxín". El año pasado estaba en el Grupo Nicolás Mateos y el anterior en Saunier Duval Amateur. A bote pronto recuerdo una victoria de etapa suya en la importante Vuelta a Navarra con los colores del conjunto cántabro.

Un saludo!

 

Publicar un comentario

<< Home