22 de enero de 2007

Escrutando la cantera

Si relacionamos el término cantera con el mundo del pedal, evidentemente nos lleva la mirada hacia las categorías que están unos peldaños por debajo de la cúspide ciclista, haciendo referencia a la edad que se sitúa entre la infancia y la adultez.

No ha sido poca la convulsión suscitada en el tejido ciclista vasco relacionado con las categorías inferiores, que la Fundación Ciclista Euskadi haya creado una serie de becas para que ciclistas en edad juvenil, dispongan de toda la cobertura que una estructura como Euskaltel-Euskadi les puede ofrecer para favorecer su desarrollo deportivo.

No hace mucho, se atribuía el propio Josean Fernández “Matxín”, el dudoso honor de ser el precursor de las colaboraciones con jóvenes ciclistas con la intención de encaminarles por el mejor de los caminos hacia la élite del ciclismo. Evidentemente, ese camino pasa inexorablemente por la propia escalinata que ha creado para tal fin, y que se aloja en la estructura que paulatinamente ha ido construyendo.

Los jóvenes ciclistas, al igual que buena parte de los progenitores de éstos, oyen cantos de sirenas con todo lo que tiene que ver con el ciclismo profesional a tan temprana edad. No pueden resistir la persuasión y así vemos a ciclistas del pelotón juvenil como pedalean sobre bicicletas que antes fueron de los profesionales y ahora obran en poder del ciclista de turno sobre el que han fijado las redes para su reclutamiento.

Siendo prácticos, para ambas partes es una relación satisfactoria. Por un lado los padres del ciclista ahorran un buen dinero en gastos disponiendo de una bicicleta de notable calidad y el ciclista a cambio acabará en el equipo amateur de Saunier Duval-Prodir, filial que de un tiempo a esta parte está aglutinando a buena parte de los jóvenes ciclistas que mejores resultados cosecharon en el campo juvenil.

De todas formas, un diálogo a tres bandas no estaría nada mal. No en vano, puede darse el caso de que el equipo juvenil que acoge al ciclista en la campaña previa, haya hecho un desembolso económico para dotar al ciclista de una bicicleta con la que competir y luego vea como la bicicleta no es finalmente utilizada ya que el ciclista en cuestión pedalea sobre la recibida desde el Saunier Duval-Prodir. No es lo habitual, puesto que en la categoría juvenil no abundan precisamente los recursos económicos, pero ha sucedido.

Cabe decir, que esa simple captación, últimamente no está resultando todo lo beneficiosa que parecía en un principio, puesto que en este apartado está aumentando la competitividad y ofrecer una bicicleta está al alcance de más de uno. Con estos antecedentes es muy posible que se de un paso más a la hora de suscitar el deseo de los jóvenes ciclistas y probablemente observaremos como paulatinamente va apareciendo además de la oferta deportiva, la oferta económica. Será cuestión de tiempo.

Saunier Duval-Prodir centra sus esfuerzos en la atracción de talentos de cualquiera que sea su procedencia dentro del mapa de la piel de toro. Sin embargo el equipo Euskaltel-Euskadi sólo se circunscribe a territorio vasco y alrededores por motivos obvios.

La temporada pasada Euskaltel-Euskadi dio el primer paso proponiendo una serie de becas a los ciclistas juveniles de segundo año que a su juicio más destacaban dentro del panorama ciclista. Poco tiempo después se ampliaría a ciclistas de primer año por la sencilla razón de que un ciclista vasco lograba la segunda posición en el Campeonato de España en su debut en la categoría. Había que moverse rápido, puesto que conjuntos como Saunier Duval-Prodir pone su vista en cualquier ciclista de calidad independientemente de cual sea su procedencia.

Hasta ahí nada nuevo. Los recursos que para tal efecto dispone Euskaltel-Euskadi al servicio de los jóvenes ciclistas para facilitar su formación. Ciclismo que no cuesta dinero a los padres y además con la calidad de lo profesional.

Pero quienes se las prometían felices ven como se trunca lo imaginado en la reunión en la que se presentan los compromisos y las contraprestaciones de las becas que otorga la Fundación Ciclista Euskadi.

Hay una diferencia entre Saunier Duval-Prodir y Euskaltel-Euskadi. Mientras el equipo cántabro tiene en el campo amateur un peldaño firme y claro dentro de la escalera que ha creado para que gradualmente los ciclistas lleguen a la élite, Euskaltel-Euskadi no tiene un conjunto filial en la categoría amateur. En buen criterio, todos los conjuntos que aglutinan corredores susceptibles de algún día llegar al profesionalismo se deberían entender como filiales, y el establecimiento de relaciones cordiales con cada uno de los equipos y la Fundación Ciclista Euskadi debería ser el primer paso indispensable para que a partir de este punto de partida se puedan construir unas bases sólidas para una futura cantera.

Así de este modo muchos de los ciclistas a los que habían ofrecido la posibilidad de beca se decantaron por diferentes equipos de categoría amateur de entre las posibilidades que tuvieron de elegir en su momento. Sin embargo, sorprendentemente, desde la Fundación Ciclista Euskadi se recomendaba la pertenencia a dos conjuntos por los que la mayoría de los ciclistas no se había decantado. Más tarde el grupo se amplió, pero la primera disyuntiva se había creado: ¿fichar por el equipo recomendado o fichar por el equipo deseado?. Hubo decisiones para todos los gustos, incluso como la del ciclista que sin conocer prácticamente nada del equipo en el que se iba a integrar, tuvo que desestimar la propuesta del equipo al que verdaderamente deseaba pertenecer hipnotizado por todo aquello que lleva detrás el sello de Euskaltel-Euskadi.

Al mandamás de la Fundación Ciclista Euskadi le sentó mal que sus dictados fuesen rebatidos, además con claridad y coherencia, y que la mayor parte de los ciclistas tomara un camino que él no había marcado. Faltó transparencia de intenciones ya que para muchos fue totalmente sorpresiva la necesaria incorporación a determinados conjuntos.

Mayor estupor causó leer las cláusulas abusivas de disposición del ciclista y penalización por incumplimiento del acuerdo que debía acatar el interesado. Y sinceramente la contraprestación que podía antojarse interesante cuando un ciclista está en edad juvenil, deja de serlo en la categoría amateur, por la sencilla razón de que los más potentes conjuntos de la categoría ofrecen tanto o más que lo que otorga en forma de beca la Fundación Ciclista Euskadi.

La actuación y la actitud de la Fundación Ciclista Euskadi me recuerda al régimen político que se dio en el s. XVIII, que recibía el nombre de despotismo ilustrado. Si alguien no lo recuerda de los libros de texto le refresco la memoria. El despotismo ilustrado se podía definir, como “la utilización de la ideología ilustrada por parte de leyes absolutas para mantener su absolutismo”. La ilustración era por entonces un pensamiento crítico y reformista. Los reyes absolutos en el s. XVIII toman de la ilustración aquello que les conviene. Se producen una serie de reformas positivas pero se rechaza algo fundamental en la ilustración como es la libertad política. Todo para el pueblo pero sin el pueblo era el lema del despotismo ilustrado.

Hoy en día es más fácil acceder al profesionalismo que nunca, especialmente para el ciclista vasco. La demanda de ciclistas sigue siendo la misma, manteniéndose prácticamente el mismo número de conjuntos, aunque vayan desapareciendo unos y apareciendo otros. Sin embargo hay una menor oferta, puesto que los pelotones son cada vez menos numerosos y los ciclistas han decaído en número de forma significativa. Ya no hay corredores que no pudieron demostrar su valía por falta de oportunidades, así que independientemente de la pertenencia o no a la Fundación Ciclista Euskadi, el ciclista con talento para este deporte y que encauce correctamente su carrera deportiva será profesional. Sin ir más lejos, hoy en día se sube al profesionalismo en Euskadi a ciclistas que ni tan siquiera han frecuentado los puestos de honor, cosa impensable hace una década.

Tengo la sensación que los rectores de la Fundación Ciclista Euskadi piensan que todo aquello que provenga de la más alta cúspide ciclista del territorio vasco debe ser acatado, como si la voz que sale de tan rutilante altar fuese la única válida y en posesión de la verdad. Como si la música que en cada momento interpreten sea el son al que todos deben bailar.

No hay una apuesta seria en la que la Fundación Ciclista Euskadi se implique con la cantera vasca ofreciendo a los ciclistas algo más que camelos. Así de esta forma, el equipo Euskaltel-Euskadi ve como otros conjuntos que están pendientes de cualquier figura en ciernes se llevan e integran en sus propios conjuntos a ciclistas vascos, con el perjuicio que esto supone para un equipo como Euskaltel-Euskadi que únicamente se nutre de ciclistas de tal procedencia geográfica.

Claro, cuando se produce tal "afrenta", uno observa como despotrican contra quienes han posibilitado que eso ocurra, como si la llamada de Euskaltel-Euskadi para un ciclista vasco pudiese suponer dejar absolutamente todo con tal de vestir de naranja. Pero si desea uno ser profesional de la bicicleta y progresar en este deporte debe elegir aquello que en su opinión o en la de los mentores que le aconsejan, más beneficioso pueda ser para conseguir lo propuesto, y como en el horizonte hay más equipos que Euskaltel-Euskadi, asistimos a una lógica fuga de talentos.

También hay miedo. Miedo a ir en contra del poder establecido puesto que puede suponer el germen de la enemistad y una importante puerta cerrada al profesionalismo por la tozudez del dueño de la llave. Hemos asistido a episodios de este tipo anualmente en los últimos tiempos, hasta el punto que incluso desde la empresa de telefonía que patrocina el equipo se ha tenido que llamar al orden para evitar que desde el equipo se hiciese caso omiso al fichaje del que en su tiempo estaba considerada como la perla de la cantera vasca y que curiosamente en esta temporada ya no formará parte del equipo.

En definitiva que empezamos el año con el convulso panorama ciclista juvenil y amateur, en la que el objetivo de la Fundación Ciclista Euskadi no se ha cumplido de la manera deseada, puesto que no están adheridos todos los ciclistas en teoría que más han destacado en la categoría juvenil y que la Fundación Ciclista Euskadi pretendía que formasen parte de su iniciativa. Veremos como evoluciona ese proyecto de cantera, puesto que de continuar así no llegará a buen puerto.

Fotografía: Fundación Euskadi

Etiquetas: , ,

9 Comments:

At 22 de enero de 2007, 18:30, Anonymous Anónimo said...

Hasta practicamente noviembre del pasado año, no supe de la existencia de esa especie de "cantera" que queria formar Euskaltel-Euskadi. Yo cada dia entiendo menos, o quiza mas, al Señor Madariaga. Se cree el salvador, dueño y señor del ciclismo vasco, y no se da cuenta que él simplemente es la punta del iceberg, que debajo hay mucha mas gente trabajando. Y muchos, mejor de lo que lo hace el a pesar de los recursos muy limitados con los que se cuentan.

 
At 25 de enero de 2007, 11:11, Anonymous Zik said...

Despues de leer lo del seguimiento a los juveniles, me he planteado lo siguiente. ¿Porque solo se le ayuda a unos corredores juveniles en particular? No seria mas practico dar las ayudas a los clubs? Me refiero, que al final son los clubs los que "llevan" al corredor en cuestion. Formando bien a los directores y dotandoles de material, ese esfuerzo puede abarcar a mas corredores. Por ejemplo, dejando una lenticular a un corredor en particular, solo aprende ese corredor. Teniendo la lenticular en el club, todo los componenetes del equipo pueden hacer uso de ella y aprender a usarla. A un chaval que es "del monton" que se le de estos alicientes le anima a seguir y le renueva la ilusion, de esta manera mantendremos la cantidad y de hay saldria la calidad.

Por otro lado, es bueno acordarse de los que trabajan directamente con la base, y mas a los que lo hace por amor al arte. Solo hay que ir a las carreras y fijarse en los directores de equipo; o son los de "toda la vida" o son gente joven o nueva que se queman rapido y lo dejan.

Un saludo!

PD: ¿Alguien me puede decir donde acaban los coches del Euskaltel cuando acaba la temporada? (no me vale la respuesta de "en el taller") Digo yo, que una forma de aprovechar el material de euskaltel es pasandolo a los clubs, en este caso unos coches bien dotados (Os recuerdo que parte del dinero de euskaltel es da la diputacion, que es "nuestro" dinero).

PD2: Igual me he desviado del tema, pero creo que los directores de los juveniles tambien son parte de la "cantera".

 
At 25 de enero de 2007, 19:06, Blogger Marco* said...

Hola Zik!

Voy a ponerme a mirarlo desde otro lado diferente al tuyo:

Apoyar a conjuntos implicaría un gasto inútil en el sentido de que esos recursos irían destinados a ciclistas que ni por la más remota de las posibilidades va a acabar en el profesionalismo.

No nos engañemos, no se trata de una labor social. Se trata de atar a aquellos ciclistas que tienen posibilidades de acceder el campo profesional, según la opinión de la Fundación Ciclista Euskadi que ha escrutado el campo juvenil.

Te sorprenderías el conocimiento y el saber hacer de personas que trabajan por amor al arte con los ciclistas. Pero soy más partidario de que sostengan el peso del ciclismo un ente público, puesto que es una labor social. De todas formas implicación como para tomar en serio a algunos de ellos no la hay. No hay un trabajo que vaya más allá de llevarlos y traerlos a las carreras y seguirlos por detrás con el coche cuando entrenan. No se puede meter a todos en el mismo saco, pero si a una buena parte.

En Euskadi tenemos equipos dependientes de sociedades ciclistas tradicionales que se las vean y se las desean para encontrar un director que estar junto a los chavales. En Castilla-La Mancha por ejemplo, te encuentras equipos con ciclistas de muy variadas localidades aglutinados en un conjunto potente, y que funcionan como si de un equipo amateur se tratara. Eso aquí es impensable a día de hoy, especialmente en Guipúzcoa.

Recurrir al tópico de que tenemos derecho a algo más, por ser el equipo profesional soportado con dinero público a través de diferentes organismos no me parece de recibo. Es una relación contractual, y a quien debemos pedir explicaciones es a quien reparte ese dinero, y no a quien lo recibe.

Los coches se venden. Todavía se ven en las carreras coches que pertenecieron a Euskaltel-Euskadi y pasaron a manos de aquel pseudofilial no declarado, que había en la categoría amateur.

En difinitiva, se trata de camelar a los chavales, para si algún día se pretende su fichaje, no surjan complicaciones, puesto que los últimos ciclistas vascos que destacan acaban fuera de la órbita de Euskaltel-Euskadi.

Otro dato a reseñar es el seguimiento. Están un tanto escamados de ciclistas con progresión meteórica en tan sólo unos meses. Control y seguimiento es igual a confianza.

Un saludo!

 
At 26 de enero de 2007, 2:00, Anonymous Zik said...

Y de que sirve dejarse tanto dinero y tiempo si al final ese corredor no acaba en las filas del Euskaltel? Entiendo tu postura Marco*, pero en mi forma de ver las ayudas, prefiero "repartir" los medios. En mi modesta opinion, como ya he dicho antes, mejorando el nivel medio del peloton, se sube el nivel de los "buenos" ya que hay mas corredores que le ponen las cosas dificiles para ganar carreras.

Por ponerte un ejemplo, cuantos corredores de gran nivel en juveniles han desaparecido de los primeros puestos o hasta de las carreras, cuando han dado el salto a aficionados? Podria citar a mas de cinco de los de mi quinta (y no estoy entrado en años) que tenian un futuro prometedor, que han desaparecido del campo amateur, entre ellos un campeon de euskadi y ganador en varias provinicas en sus años juveniles (para que veas que no era moco de pavo). Es mas, los que siguen dandole a los pedales no eran corredores destacados en juveniles, eran de eso que llamamos "del monton".

Bueno, por otro lado tambien te tengo que dar la razon , ya que uno de "mi" peloton ha llegado al Euskaltel, pero desconozco si se le hizo un seguimiento en su dia.

Un saludo!

 
At 27 de enero de 2007, 15:31, Anonymous Carlos said...

Hola Marco: Te hemos puesto un enlace en el blog del speaker Juan Mari Guajardo (el de la Vuelta a España).
Muy interesante tu blog. Igual tu también nos puedes enlazar.

 
At 29 de enero de 2007, 15:20, Anonymous Zik said...

La verdad es que viendo los derroteros que ha cogido el foro del euskaltel, me es mas habradable el escribir aqui (Sigo entrando, pero mas que nada para hechar un vistazo).

Creo que aqui se da la opinion, pero argumentado el punto de vista que se da, cosa que no se hace en otros sitios. Ademas, con lo preparados que venis algunos, es una gozada leer los "tochos" que se escriben en esete blog.

Un saludo!

 
At 29 de enero de 2007, 15:21, Anonymous Zik said...

Me he colado de noticia, era para la anterior :S

 
At 7 de febrero de 2007, 23:05, Anonymous Garrido-SPIUK said...

para mi la cantera hay que cuidarla desde escuelas e ir a los colegios para intentar que los jovenes se acerquen al ciclismo y decirles que el futbol no es el unico deporte del pueblo, otra causa importante para mi es que en las sociedades los directores al final llevan muchos años y por causas de la vida algunos se aburren otros lo dejan por la familia, otros porque no tiene tiempo pa nada, otros porque al final te supone gastos, en fin un monton de cosas que unos se van y viene pocos o ninguno para ayudar en las sociedades, y terminan desapareciendo muchas sociedades( en el nervion solo queda ugao)han desaparecido todas las demas por falta degente.... y esto creo que se podria solucionar ayudando a jovenes que dejan la bici a que ayuden a los joivenes como les ayudaban aellos, o bien pagandoles o haciendo los cursos de directores mas accesibles o de alguna forma pero siempre lo tiene que solucionar la federacion porque sino me da que el ciclismo no dejara de perder corredores y dejar de tener buena cantera.
respecto alo de la fundacion, en ugao teniamos uno de los juveniles que lo cogieron porque habia ganado una carrera, pero para mi alguno mas podria haber estado dentro lo que pasa esque no ganaba y bueno no creo que el ser bvueno se deba medir por ganar o no, creo que puede haber uno que sea muy bueno y no gane por circustancias de carrera, de echo yo en juveniles solo gane una, pero hice como 15 carreras de los 3 primeros pero claro llegabamos 3 y hacia 4 jejejejeje.y que conste que no es una critica a la fundacion ehhh pero siguiendo carreras se puede coger corredores con clase sin ganar carreras.que al final cuando se deben ganar es en profesionales...

 
At 8 de febrero de 2007, 1:56, Blogger Marco* said...

Hola Garrido!

Creo que la bicicleta debería ser un elemento tan popular para el niño como el balón. Y en cierta medida, lo es, puesto que no hay niño sin bicicleta, pero lo que se debería canalizar es que ese deseo infantil de pedalear se enmarcara dentro de una fase de aprendizaje de los usos y costumbres de la bicicleta, incluso sin anteponer la vertiente competitiva.

Es necesario una cultura ciclista y en ese marco el ciclismo tomará una mayor importancia. Creo que se debería desvincular un tanto el ciclismo de las sociedades deportivas cuyo objetivo es única y exclusivamente la competición y entender el ciclismo a temprana edad como una actividad extra-escolar dirigida a unos niños y sus vehículos a pedales.

Hay una excesiva vinculación del ciclismo con la competición a una edad excesivamente temprana.

Es muy dificil sustituir a la mayor parte de las personas que abandonan la labor con los jóvenes deportistas dentro de las diferentes sociedades. Siempre es más fácil destruir que crear. Muchas de las personas que dejan su impagable labor lo hacen por la falta de aliciente, por la falta de recompensa. Y no es precisamente el dinero de lo que hablo.

Hay circunstancias comprensibles, ya que muchos jóvenes por circunstancias de la vida no pueden disponer del tiempo libre como lo hacían antes.

Pero la mayor parte de los que abandonan es por no encontrar una recompensa a su labor. Cuando uno realiza una labor altruista tiene un acicate personal que lo lleva a implicarse. En el momento que no disfruta abandona. Y la familia ciclista es, por lo general, pequeña y mal avenida. Asi por ejemplo situaciones de crispación generadas por irresponsables jóvenes ciclistas, padres entrometidos o desidia de los diferentes estamentos acaba por minar las fuerzas de muchos de los que voluntariamente desarrollan las distintas labores de una sociedad.

Por otra parte, falta una actitud integradora dentro de las sociedades que no son receptivas a nuevos miembros, especialmente cuando de otorgarles capacidad de maniobra se trata.

En cuanto al método de captación de la Fundación Ciclista Euskadi, pueden ser discutibles los ciclistas en los que ponen la mirada. La capacidad de vislumbrar posibles figuras será más o menos acertada en función de los ojeadores. Y si no están atinados, en la campaña siguiente se puede captar a aquel que en su día no lo fue.

El que algún día sea profesional, lo será en el equipo de casa o en el del vecino, con o sin compromiso firmado y viceversa.

Un saludo!

 

Publicar un comentario

<< Home